miércoles, 22 de agosto de 2012

#Batman y #Superman como tipos de buen #profesional, y el hecho de que las #metáforas deben ser un recurso explicativo limitado - #leadership #humanresources #methodology

Fabio Zugman escribe que los profesionales podemos situarnos entre ser como Superman o como Batman. Es una metáfora muy buena y adecuada, la cual comentaré, pero no evita que como metáfora y bajo una observación metodológica se use como ejemplo para analizar los límites de las metáforas.

Zugman señala (en su artículo "Vocé e um profissional Batman o Superman" -http://www.administradores.com.br/informe-se/artigos/voce-e-um-profissional-batman-ou-superman/65494/-) que los profesionales pueden ser del tipo Batman o del tipo Superman. Su comentario se basa en que el tipo Superman es el profesional que de pronto tiene suerte con el destino o la vida. Como Superman, quien es un extraterrestre que al llegar a la Tierra adquiere superpoderes por suerte, hay profesionales que tienen esa suerte,porque los nombran, descubren algo por azar o simplemente se tropiezan con algo afortunado. Por otro lado, el tipo Batman apunta al profesional que se esfuerza a diario, estudia, se ejercita, practica, y nunca deja de investigar y recurrir a su inteligencia y capacidades cognitivas y físicas, todas las cuales siempre mantiene a prueba, ejercitándolas y superando nuevas fronteras o límites, y sería un profesional que se construye siempre de por vida. A diferencia de Batman, el tipo Superman, posee tales poderes que basta con un mínimo uso de ellos para resolver muchas cosas. El autor, Zugman, apuesta por el tipo Batman como el profesional más adecuado en las organizaciones por su esfuerzo, aunque los Superman existen.

Ahora entrando en la 2a parte de la idea de este post, merece la pena comentar los límites del uso de metáforas en un documento explicativo, interpretativo y quizás, de formación. Aclaro que el artículo de Zugman es expositivo y un punto de vista, pero es una buena oportunidad de hacer este análisis.

La metáfora de Zugman es buena, pues permite tipificar de manera simple y directa una taxonomía simple de profesionales. No es necesario recurrir a muchos argumentos para aclarar rasgos de ambos tipos, pues son de sobra conocidos ambos heroes, o al menos "suenan" mucho. Esta es la idea del uso de metáforas en la explicación de "las cosas". Pero la metáfora como instrumento explicativo a través del uso de la analogía, corre el riesgo de ampliarse, y esto, todo autor que usa la metáfora como dispositivo de aclaración, debe dejar en claro para fijar el límite de la metáfora. A diferencia, por ejemplo, de una fábula, que suele estar muy situada y aclarada por el propio escenario y descripción de la fábula, la metáfora alser un recurso tomado libremente de otro dominio o espacio de uso, cuenta con la desventaja de provenir de un escenario abierto. Por eso debe fijarse hasta donde debe llegar la metáfora.

Para ilustrar cómo una metáfora puede crecer, para el caso de Batman y Superman, aparecen más rasgos de cada uno, los cuales son los siguientes:
- Batman pudo estudiar y cultivar su mente y cuerpo pues poseía recursos económicos casi ilimitados, motivo por el cual pudo viajar por el mundo y estudiar en diversas universidades y aprender diversas artes marciales por varios años, y además sin perder ni preocuparse de su fortuna;
- Batman tiene un poder económico, tecnológico y científico tan grande que puede fabricar gadgets de diverso tipo;
- Batman y Superman tienen sentimientos de soledad muy grandes, y duplicidad de personalidad o problemas de situarse en el mundo que les rodea y viven y protegen;
- Superman es huérfano, que sin sus padres adoptivos y terrícolas, no se sabe si podría haber tenido valores tan comprometidos con el bien de la sociedad, o sino podría haber sido un superdelincuente;
- Superman fue cultivado en una cultura familiar del esfuerzo donde debía procurar evitar el uso de sus poderes;
- El mal les acecha a diario;
- Batman tiene un mayordomo que lo situa o pone en su sitio;
- Bruce Wayne (alter ego de Batman) es mujeriego, pero con problemas para relacionarse de manera normal;
- Superman es casi asceta, o muy entregado a muy pocas parejas;
- Batman es Batman en su vida real, y su otra personalidad es Bruce Wayne -el millonario-;
- Superman, si bien vive de un trabajo de periodista, cuando quiera puede tener los recursos que desee;
- Ambos pueden perderse o alejarse para reflexionar sin miedo a perder su "puesto de trabajo";
- Ambos son prisioneros de su dedicación al mundo o a Gotham, o  la sociedad en general;
- Ambos no esperan nada a cambio, sólo servir y hacer el bien;
- etc.

Al ampliar la metáfora, resulta que los rasgos de un profesional van más allá del tipo Batman, sino que puede llegarse a los rasgos de lo que sería un buen profesional. En este sentido, podríamos decir:
- ser un buen profesional requiere mucho sacrificio, soledad y sentimiento de entrega;
- ser un buen profesional requiere contar con coachs, amigos, colegas muy éticos y correctos, que aconsejen, y que cuiden de los bienes cuando el profesional desea desaparecer para reflexionar;
- ser un buen profesional requiere contar con muchos recursos;
- ser un buen profesional requiere tener personalidad doble y vivir en condiciones sociales extremas;
- etc.

Bueno, esta última lista de cualidades del buen profesional no las dice Zugman, sino que es resultado del ejercicio de extender una metáfora, bajo un enfoque interpretativo, donde "el buen profesional" surge con otros rasgos que pueden no gustar mucho o ser demasiado ideales. Ya no se trata de ser del tipo Batman, sino de ser cómo estos hérores.

Con esto último, queda claro qué:
(a) un buen profesional podría llegar a tener muchas cualidades o ser simplemente un hérore; y,
(b) la metáfora es un excelene recurso explicativo que demanda limitarla en su uso.

__________________________________________________
Esopo. (ed. 2010). Fábulas. (Presentación de Carlos García Gual). Ed. GREDOS. Madrid-España. 157 pp.

¿Te interesó? Suscríbete para recibir actualizaciones por correo ...

Entradas populares de la semana