sábado, 10 de diciembre de 2011

Algunas ideas sobre la #cooperación internacional y el #diseño de sus #proyectos desde la #Ingeniería del #Proyecto: comentarios desde la práctica -#project #management

Luego de varias décadas de cooperación internacional, en la última década han ocurrido varios cambios sobre la relación donante-receptor producto de los resultados no tan satisfactorios que se han conseguido, la necesidad de dar más ayudas y a más países, mayor control presupuestario ante la corrupción en países donantes y en países receptores, falta de profesionalismo del sector de la cooperación y carencia de técnicos profesionales en cooperación, y asumir una crisis donde los fondos de cooperación son exiguos.

Ante esta realidad, los proyectos de cooperación internacional demandan mayores niveles de formalización y profesionalismo los cuales, desde la perspectiva de la Ingeniería del Proyecto. Desde esta perspectiva se identifican varias preocupaciones para los proyectos de cooperación internacional que pueden resumirse en la siguiente lista:
  • Existen agentes que actuan en detrimento de la cooperación
  • Hay falta de conocimiento en gestión, seguimiento y cierre del proyecto.
  • Se asignan ayudas sin una base real o proyectos imposibles de iniciar/ejecutar.
  • Existe distancia entre donante y receptor.
  • No se consiguen los resultados esperados.
  • No se hace diseño proyectual.
A su vez, los agentes donantes han modificado sus propias preocupaciones más allá de la cooperación tradicional. Ahora a los tradicionales agentes de cooperación, como Organismos nacionales e internacionales y Entidades públicas, se suman ahora Empresas privadas, Colectivos específicos (por ejemplo, Amigos de Sahahuries, Padres y Madres de Enfermos de Alzehimer, etc.),  y Financistas menores en colaboración (que ofrecen donaciones a través de páginas web como idea.me o Kickstarter), con lo cual la cooperación sigue abierta a la cooperación al desarrollo sumando ahora ayuda al 4o mundo, acciones sobre colectivos específicos, y acciones humanitarias, de paz, de gestión de crisis, etc. Con esto, la cooperación, primero, ya no ocurre off-shore o en otros países, sino que puede requerirse "cerca de casa" o en el territorio de los propios países donantes; y, segundo, los temas cubren necesidades habituales como el desarrollo, derechos humanos, género o pauperización de indígenas o pobres en el 3er mundo, y se cubren nuevas necesidades como  emprendimiento local, colectivos de enfermedades localizadas, etc. 

Ante esto, surgen preguntas o inquietudes específicas en la evaluación de un proyecto:
  • ¿El conflicto está claro?, ¿se sabe para qué es?, ¿se sabe que resolverá?, ¿están identificados los afectados y los beneficiados?, etc.
  • ¿Existe realmente un equipo humano dispuesto a colaborar a gestar y gestionar el proyecto con responsabilidad propia?, ¿se sabe gestionar un proyecto?, ¿existe responsabilidad regional frente al proyecto?, etc.
  • ¿Está en condiciones el organismo de cooperación de controlar el proyecto?, ¿cuenta con agentes locales de confianza para seguir el proyecto?, ¿puede monitorear el proyecto de manera virtual?, etc.
  • ¿El organismo tiene posibilidades de mantener la sostenibilidad de sus resultados?, ¿las comunidades están en condiciones de hacer sostenible los resultados?, etc.
  • etc.
Al revisar cómo responder estas pregunta desde la Ingeniería del Proyecto y con el fin de evitar proyectos mal diseñados y pobremente constituidos, se pueden plantear algunas exigencias mínimas en los proyectos de cooperación internacional que deberían ser exigidas por los donantes:
  • Trabajar en equipo.
  • Incluir competencias en monitoreo continuo del trabajo y de los resultados de las aportaciones.
  • Coordinar fondos y ejecución de diversas acciones en relación, consonancia y trabajo cooperativo de varias instituciones y organismos tanto locales e internacionales como públicos o privados.
Esto es para evitar problemas como:
  • No se saben hacer proyectos.
  • Se desconocen las metodologías de proyectos.
  • No se sabe para qué se piden ayudas.
  • El seguimiento es pobre.
  • Los conflictos no se detectan.
Estos problemas se relacionan con ciertos intereses de los donantes con relación a los peticionarios:
  • Solicitar recursos para llevar adelante realmente proyectos de cooperación, asistencia y desarrollo.
  • Poseer elementos de gestión que les permita aprovechar al máximo los recursos obtenidos y hacer sostenible las acciones que se emprendan.
Todo este planteamiento requiere un enfoque de cooperación proveniente desde la misma génesis de la idea de cooperación:
  • Que los proyectos realizados sean un escenario de aprendizaje organizacional (aprender-haciendo) donde se mejore el dominio de los proyectos de cooperación.
  • Que la cooperación sea una actitud intrínseca a un equipo de proyectistas y dirija el proceso de petición de ayuda.
  • Que las tecnologías (TIC) faciliten el aprendizaje organizacional y permitan gestionar un proyecto de cooperación.
Ante lo último, el rol de las TIC en los proyectos de cooperación ayudan a:
Con este conjunto de ideas, se puede perfilar un diseño más robusto de los proyectos de cooperación internacional. 







-------------------------------------
Este post surge de la charla "La fase del diseño en Diseño Proyectual y su integración con el enfoque del Marco Lógico" -Octubre 31, 2011, Asunción, Paraguay". Las diversas ideas tratadas en esta charla se pueden ver en los post vinculados.

-------------------------------------
Post vinculados

Entradas populares de la semana

More about me

Technology Innovation Projects

Innovation & Strategy & ICT / e-government & Policy ICT / Maturity models / e-learning