miércoles, 12 de agosto de 2015

Transparencia ¿es o no es transparente? - reflexiones desde la trinchera

transparencia no es mirar por un vidrio que nosotros mismos construimos para que nos vean como queremos, ni es un espejo para reflejarnos y ver cómo lo hacemos, ni es una lente para mirar con nuestros propios ojos lo que otros hacen, harán o harían.


Hace unos días hablando de transparencia observé que se habla de muchas cosas: exponer al corrupto, usar datos abiertos como algo mágico, simplemente exponer cuentas de resultados (la llamada rendición de cuentas), o transparencia como algo negativo. En todos los casos son respuestas emocionales, válidas y sensibles, pero esto llevó a plantearse otras preguntas, algunas de las cuales expongo aquí: ¿los portales de transparencia son transparentes?, ¿la transparencia transparenta o es un medio de control de la opacidad?, la transparencia es buena o mala?, ¿cuánto depende la transparencia de la voluntad política?, y ¿qué es la transparencia hoy en día? 



¿Los portales de transparencia son trasparentes? ... ¿y las redes sociales?

Es claro que hay miles de portales de trasparencia. Y además, hay miles de referencias al respecto en google (acabo de poner en google la expresión "Portal de Transparencia" y salieron 43 millones de referencias). En términos de usabilidad, estética y facilidad en experiencia de usuario hay algunos realmente sólidos y otros que precisan notoriamente mejorar. Pero el tema aquí no es la navegabilidad en un portal, sino que su estructura de información y su contenido promuevan la transparencia. 

Quiero comentar algunos ejemplos dejando claro que los análisis de los portales de transparencia no son sujetos de un análisis riguroso y sostenido de sus posibilidades de aumentar la transparencia. Acoto que ahora menciono algunos con un fin meramente expositivo, pero nunca clasificatorio. Quiero partir citando algunos ejemplos:

  • Y por último quiero citar el portal de Kenia https://opendata.go.ke, que no analizo bajo la tesis de las categorías previas, sino porque quiero decir que la transparencia no requiere grandes inversiones. 

Aquí surge la pregunta: ¿para qué son estos portales? No entraré en debate, pues hay muchas respuestas: por responder a un ranking, por cumplir una norma, ley nacional, una exigencia política internacional o una obligación para conseguir un préstamo, por clara convicción política, por buscar un control social del gobierno o de los actores políticos, por querer una nueva sociedad, etc. 

La respuesta es variada, pero en suma un portal de transparencia debe ser un instrumento de gestión de la "polis" en manos de los ciudadanos (uso la expresión polis en un sentido que debe debatirse aún, pero que veo como la política de un territorio, sea una ciudad, conjunto de ciudades que son parte de un estado, o un entorno que incluye lo urbano y no lo urbano), y no que el portal de transparencia sea un instrumento de gestión comunicacional de un gobierno o grupo de poder hacia el ciudadano, que parece ser lo frecuente.

Y otra pregunta: ¿cómo se construye un portal de transparencia? Nuevamente no hay debate, si algo claro: no hay estándares, y si se precisan. Quiero enfatizar que estándares de portales hay muchos, pero de un portal de transparencia, digamos que no se ven en el horizonte, pues el estándar de un portal de transparencia no es un manual técnico de portales, sino un instrumento que co-construya un espacio de debate transparente sobre la transparencia


Transparency in social media - en inglés

Ahora bien, la transparencia no solamente se despliega o se justifica a través de un portal, sino que incluye la transparencia en las redes sociales. Por ahora diré la transparencia no distingue el medio de despliegue.


¿La transparencia transparenta o es un medio de control de opacidad? 

Quiero partir con un ejemplo. Esto es como el vidrio de una ventana. mantener el vidrio constantemente limpio para que se mire a través de él no es sencillo ni de gran agrado. Por algo las personas ponemos cortinas, vidrios opacos, etc. La transparencia es igual, porque la transparencia es un tema de personas. Y aquí pongo ejemplos luego de mirar algunos portales:

  • Hay un país que tiene o tenía una alta imagen de transparencia gracias a su ley, normas y portales, pero quedó demostrado que se mostraba lo que la ley decía, no lo que la transparencia exige, pues la ley la hicieron los dos partidos que gobernaban en alternancia. Moraleja: una ley no garantiza transparencia, sino opacidades.
  • Hay un portal que tiene miles de entradas para descargar datos, y agrupados por categorías mensuales, pero al navegar uno por uno, con mucha paciencia, y de forma sistemática mes a mes, determinados datos a descargar de uno o dos meses pasados no se descargan (aunque existe el botón descargar). 
    • Moraleja: un portal de transparencia no es sinónimo de transparencia sin un mecanismo regulador de su completitud histórica y relacional
  • Hay datos computacionales que al descargarse no pueden abrirse "por daños en el archivo". Si bien esta es una frecuente falla técnica, se constata que al pedir el archivo y su reparación, ni lo uno ni lo otro ocurre, o sólo lo primero previa exigencia de datos de quien pide el archivo. Esto se constata ya sea en datos en formatos abiertos y en datos en formatos no abiertos. 
    • Moraleja: la transparencia requiere un alto nivel de ética de los gestores de los contenidos y de los gestores políticos y normativos
  • Hay experiencias en que el proceso de transparentar una gestión ha quedado atada a las complejidades de los gestores de gobierno, con excusas como: una ley tarda, no hay presupuesto computacional, no tenemos expertos, y así muchas más muy obvias, junto a otras más reflexivas y quizás que se justifican: no hay presupuesto para mantener la infraestructura normativa, organizacional y computacional de la transparencia, no podemos transparentar sin proteger a los actores políticos y al ciudadano, etc. 
    • Moraleja: la transparencia es dar un paso claro, inequívoco y de alto riesgo para su promotor, aunque no haya nada previo.
  • Hay un portal donde cuando se pide algo, pide datos personales. Pero es un muy buen portal, con ese detalle. 
    • Moraleja: la transparencia es garantizar la privacidad del requirente y del oferente de información. 
  • Hay legislaciones y obviamente portales que obligan a difundir inmensas cantidades de información, pero que terminan confundiendo a las personas. Incluso con muchas herramientas jurídicas y computacionales de gran valor, pero útiles y comprensibles a legisladores y técnicos, pero no por las características de ese instrumental, sino por su variedad e inter-relacionamiento. A diferencia de la tendencia de los datos abiertos, que básicamente pide liberar todo, en el caso de la transparencia es: libéralo ya simple. 
    • Moraleja: la transparencia es liberar ya la información de forma simple.
  • Hay portales que cumplen muchas singularidades técnicas e incluso son premiados. Se llenan de los últimos avances, modas, y gadgets computacionales, pero no siguen una doctrina de transparencia. 
    • Moraleja: la transparencia no es un tema computacional.

Hay más ejemplos, y queda claro que incluso en estos podemos quedar cortos en análisis. Pero en todos ellos, se aprecia que la transparencia es un asunto de manejo de opacidades. O, más bien, la transparencia, según cómo se gestione, puede opacar.


¿La transparencia es buena o es mala? 

Claramente transparentar la información es correcto, pero prefiero hablar de que la transparencia es que quien posee una información permite al 100% que sean vista, extraída, analizada, y comparada. Y, al mismo tiempo, genere o permita generar todo un instrumental y un conjunto de herramientas para hacerlo. Como se aprecia de los apartados previos de este blog, al sumar todo ésto, se aprecia porqué la transparencia plena es difícil. Por lo mismo, terminamos con normativas, portales, leyes, libros blancos de comportamiento ético, etc. 

Sí hay algo malo en la transparencia. Pero es más por herencia y cultura que otra cosa. Cuando a alguien se le pide ser transparente o que facilite la transparencia, se siente como un delincuente, como alguien que oculta la información. Lo que ocurre es que no es frecuente ni sencillo que se pida divulgar algo que siempre ha parecido reservado,  rodeado del misterio gubernamental. Por eso es malo, por las emociones negativas que suscita, pero una vez superadas, es algo positivo.

Teniendo en mente la pirámide informacional de las organizaciones de Anthony, se aprecia que la información se vuelve más abstracta, menos categorizable, y menos registrable en formatos estándares. Hacia niveles inferiores, tenemos información operativa, altamente detallada y encriptable en formatos computacionales estándares. Con esto quiero decir que la transparencia sufre este mismo proceso: hay niveles donde es difícil registrar y encriptar la información. 

Ahora mismo los portales y las leyes liberan la información procesable, pero dejan fuera o no permiten un procesamiento sencillo de procesos no registrados en minutas o extractos como: grabaciones de reuniones, fotografías de eventos, etc. Y sin mencionar las reuniones en que se pide no dejar registro, de las cuales tampoco queda registro de que ESO se pidió.

Un buen ejemplo para medir si la transparencia es buena o mala, es instaurar en reuniones cualquiera la estrategia de la "silla vacía".   

¿Cuanto depende la transparencia de la voluntad política?

Una vez escuché a un presidente latinoamericano referirse a cómo redujo la cantidad de puestos políticos de confianza en su gobierno. La respuesta fue simple: un día lo dispuse. 

La transparencia es voluntad humana y asumir un riesgo político. Lo bueno es que vivimos tiempos en que la transparencia es parte del discurso político y el camino se allana para conseguirla. pero no siempre ha sido así ni se prevé lo sea. Por eso, si la voluntad humana no es plena y/o está supeditada a una transparencia sin riesgo, la transparencia será cuestionable.   

La transparencia no es mirar por un vidrio que nosotros mismos construimos para que nos vean como queremos, ni es un espejo para reflejarnos y ver cómo lo hacemos, ni es una lente para mirar con nuestros propios ojos lo que otros hacen, harán o harían. Cambiar esta postura frecuente es parte de esa voluntad política.


¿Qué es la transparencia hoy en día? 

  • Desgraciadamente parece ser que Transparencia es un Portal y una ley, pero no, Transparencia es más que un portal y una ley.
  • Un portal de transparencia es un instrumento no imprescindible de la transparencia.
  • Lamentablemente los portales de transparencia se buscan para ver si un gobierno u organización cumple con alguna exigencia, pero se requiere su inspección minuciosa. 
  • Una ley de transparencia (o conjunto normativo) es requisito (no previo) de sostenibilidad de la transparencia qué, aparte de regularla. permita que la ley se mejore y amplíe, que no permita que la ley limite la transparencia al escrito de la ley, y que le asigne a la transparencia un presupuesto y un órgano independiente para hacerla sustentable.
  • Transparencia no es una exigencia, es una doctrina de vida de la política de gobierno y de la política de las organizaciones.  
  • Transparencia, como un proyecto social, requiere condiciones éticas de discurso, de gestión, y de operación.
  • Transparencia no es datos abiertos ni gobierno abierto. Se relacionan, pero no se condicionan ni se limitan, ni se potencian. Tienen vida propia. Y cuidado con que Datos Abiertos y Gobierno Abierto se usen para transparentar con 99% de opacidad. 
  • Transparencia ayuda a combatir la corrupción, pero no puede permitirse que se use para tapar un tipo de corrupción pasada o existente, sino cualquiera.
  • Lamentablemente hay personas que confunden con que si se cumple una ley de transparencia, la transparencia está cumplida.
  • ...
Esto, por ahora ...

_______________________________
Post relacionados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te interesó? Suscríbete para recibir actualizaciones por correo ...

Entradas populares de la semana