lunes, 31 de agosto de 2015

Interoperabilidad: sin tecnicismos

La barrera más difícil son las personas que NO quieren interoperar

La interoperabilidad, ese proceso utópico para muchos con el que soñamos. Pero, ¿es imposible? 

Con  esta pregunta parto, porque aún es una deuda pendiente de organismos públicos y servicios privados. He buscado un texto sin tecnicismos porque la interoperabilidad debe ser una exigencia de la ciudadanía, pues sus beneficios son altos y todos ganamos, y no debe ser una oferta de un organismo o una empresa

Confieso que algunas palabras o frases aún tienen un matiz muy técnico, o el vídeo que añadí podría tenerlo, pero siempre hay algún tecnicismo que poner. 

También con este escrito quiero enfatizar que hay que romper la creencia de que la interoperabilidad es de los informáticos, ya que es de los ciudadanos

Interoperar es un acto humano de buena voluntad que se hace día a día ... y la interoperabilidad es la consecuencia de que las personas se comuniquen y lleguen a acuerdos.

Por ello, la respuesta a mi pregunta inicial es: "para nada!!!". La interoperabilidad necesita buena organización, disposición de hacer un cambio, y algo de tiempo

Para aquellos que no estén muy familiarizados con el término Interoperabilidad, diré brevemente que es el proceso por el cual, todos los trámites se simplifican quedando reducidos en un paso (o muy pocos ... relevantes y de valor para todos los actores), ya que siempre dentro de un trámite se incluyen otros muchos pasos. 


Hablemos de interoperabilidad (algunas ideas con un poco de tecnicismo cotidiano) 

Aquí advierto que me salí de las definiciones tradicionales, que suelen ser mucho más sofisticadas o crípticas. Por supuesto doy una definición amplia y de nivel organizacional, por sobre todas esas tipologías relativas a los tipos interoperabilidad que existen. Es cierto que hay tipos de interoperabilidad, pero para este escrito, esta distinción no tiene sentido salvo para quienes la interoperabilidad debe proveerse como solución, no como una trampa técnica y organizacional. 

Acoto que esta definición es válida para el mundo público como para el privado, en realidad para todos los sectores o ambientes donde existe la a-interoperabilidad.


a-interoperabilidad: donde impera la ineficiencia y la pérdida de oportunidades en el hacer de las cosas por no compartir datos, por trabas de actitud, por defensa del "puestismo", entre otras (advierto que me puedo quedar corto en estas ideas). 

Las administraciones y organismos públicos son un claro ejemplo de falta de interoperabilidad. 

Para comprender un poco mejor el problema de la interoperabilidad planteo el siguiente ejemplo. Pensemos en la posible conexión de los datos e imaginemos diferentes organismos públicos, por ejemplo, el centro de salud, la escuela y la comisaría. En el caso de tener que realizar un trámite como puede ser la matrícula en una escuela pública, es muy probable que soliciten para dicho trámite otros documentos como el DNI y la cartilla médica, teniendo nosotros que volver a casa a por dichos documentos o bien al lugar correspondiente para obtenerlos. 

Ahora bien, en un sistema unificado mediante interoperabilidad, en el mismo colegio podrían acceder a nuestros datos, consultarlos mediante la conexión a Internet y facilitar el trámite. Al tratarse de organismos públicos, éstos podrían compartir los datos de una forma segura, facilitando el aspecto burocrático que tanto esfuerzo, dinero y tiempo nos supone. Porque ya no sería necesario tener que acudir de un organismo a otro en busca de los documentos necesarios. El ciudadano tendría que disfrutar de las máximas facilidades posibles, tanto a nivel físico como tecnológico, ya que en muchos casos se requiere de procesos electrónicos (pedir cita previa por ejemplo), algo que puede resultar fácil si sueles manejar las herramientas digitales, toda una odisea si por el contrario no manejas las tecnologías. 

Hoy en día, muchas empresas requieren (o exigen) largos e indeseables trámites, por lo que otras se han percatado de ello y aquí es donde la interoperabilidad emerge como un servicio diferenciador y competitivoDe este modo ofrece al cliente la posibilidad de gestionar de una forma mucho más eficaz los datos y reducir costes, tanto económicos como en cuanto a tiempo. 

En realidad no lo venden así, sino simplemente como lo que produce: servicios de valor añadido donde el trámite no existe, y si hubiese que hacerlo, sería una experiencia corta y enriquecedora

Hago una advertencia: muchos organismos públicos "venden" la idea de eliminar trámites, y buscan una experiencia mejor para las personas pero se olvidan de la parte "enriquecedora", es decir, que las personas que realizan el trámite reciban algo a cambio. 

Hay muchos beneficios de la interoperabilidad, aparte de los trámites. Por ejemplo, tener información de personas en línea ante casos de emergencias sin tener que llamar a un hospital. Simplemente un especialista desde una ambulancia puede consultar la ficha de una persona accidentada. Algo parecido surge en el caso de la identificación de personas, que con interoperabilidad móvil se puede realizar desde un teléfono y consultar la identidad de alguien en la calle.  

Como es lógico, el hecho de permitir acceso a los diferentes datos, bastante peligrosos en manos ajenas por cierto, es muy complejo. Algunos países, en su intento de aplicar un sistema más sencillo y simplificado mediante la interoperabilidad, han cometido graves errores. Por ello es importante buscar siempre la forma más segura de conectar entre organismos públicos y evitar así las fugas. 

El problema principal viene cuando los datos deben pasar de un organismo público a otro externo, es decir, a una empresa privada. En este caso es más peligroso y el tema se torna bastante delicado, pocas son las empresas que luchan por conseguir una conexión directa de datos y muchas menos las que lo consiguen. No quiero decir que la empresa privada es peligrosa, sino que al interoperar la relación de compartir datos requiere confianza, tranquilidad, ética y respeto. Por ejemplo, se precisan normas legales que protejan el uso de los datos cuando ya no están en el ámbito de la custodia que puede darles un organismo público. 

En resumen, podemos afirmar que la interoperabilidad es un sueño con el que todos soñamos y que esperamos termine de implantarse ... "con éxito!!!" en las administraciones públicas del mundo y en las empresas privadas que lo precisen. A pesar de llevar muchos años en el tema, y de haberse realizado muchas inversiones, la interoperabilidad sigue pendiente de ser aprobada por los gobiernos y las empresas, ya que aún falta por derribar algunas barreras.

Las barreras, para entendernos, vienen de imaginarnos lo siguiente: ¿que pasaría si nuestro trabajo o poder dependiera de no compartir datos? Bueno, pues la interoperabilidad va contra la creación de estos nichos de poder que son muchas veces ficticios. Por eso es tan difícil que la interoperabilidad se ponga en marcha y de manera ciento por ciento correcta.

Comúnmente se dice que la interoperabilidad requiere mucho dinero para adquirir tecnología informática, pero si bien es cierto en monto (aunque cada vez es menos), si se miden los beneficios de conseguirla, la inversión resulta muy baja. 

En la interoperabilidad la barrera más difícil son las personas que NO quieren interoperar porque la interoperabilidad al eliminar trámites elimina tareas que realizan hoy personas, como los tramitadores o grandes cuerpos de funcionarios. Por supuesto, hay que eliminar viejas trabas históricas de la administración y la ley que impiden compartir información, y a veces dan justificación a organismos que con la interoperabilidad desaparecen o deben repensarse. 

Interoperar:
  • por un lado es una forma de facilitar procesos aceptando que al compartir datos se controla este proceso y se opera eficazmente y de forma satisfactoria de cara a los ciudadanos; y, 
  • por otro lado, conlleva una gran responsabilidad en cuanto a seguridad, protección y organización, algo que en la era de la tecnología y de la sociedad de la comunicación es fundacional.

Aunque falta mucho por hacer y mejorar en muchos frentes, desde el informático al humano, pasando por lo social, lo organizacional, lo jurídico y lo político, me quedo con una frase que ya usé antes: ¿quién puede negarse a interoperar y a la interoperabilidad? (ver http://www.christianestay.com/2015/05/interoperabilidad-rentabilidad-Ecuador.html). 

_________________________
Para saber más de la interoperabilidad, conceptos, experiencias, impacto y beneficios ver: http://www.christianestay.com/search/label/Interoperability  y https://cestay.wordpress.com/?s=interoperabilidad  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te interesó? Suscríbete para recibir actualizaciones por correo ...

Entradas populares de la semana