martes, 12 de octubre de 2010

El #arte de #fallar y su presencia en el #ADN del #aprendizaje #organizacional -#organizationallearning

Se ha visto que las empresas que se "empeñan en hacer las cosas bien" cuando innovan no les va muy bien, de hecho suelen fracasar. Por eso es importante gestionar el arte de fracasar. Esto que lo han intentando muchas organizaciones ha mostrado que es mejor tener procesos y personas proclives a cometer errores, asumir sus consecuencias, trabajar en sus causas y reducir reincidencias futuras. Pero estas mismas experiencias han mostrado que no se trata de un continuo de ensayos-y-errores ni tampoco de estar continuamente "aprendiendo". Existe una responsabilidad empresarial hacia este proceso de gestión de fracaso pues los costes suelene ser altos. Tampoco se trata de construir un laboratorio social y organizacional in-situ dentro de una empresa para gestionar fracasos. Invertir en fallos debe tener como meta el no temer al riesgo pero de manera responsable. Ser conservador ante los riesgos es parte de este aprendizaje.

Lo importante es que esta capacidad de gestión impregne a la organización y sea parte del ADN empresarial y tener presente lo siguiente: planificar los escenarios de riesgo, aportar herramientas para enfrentar nuevas situaciones y  reforzar las competencias que se prevea sean necesarias, contar con un mecanismo de monitoreo y cumplimiento de los objetivos, y difuminar y explotar las mejoras y el aprendizaje adquirido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te interesó? Suscríbete para recibir actualizaciones por correo ...

Entradas populares de la semana