jueves, 14 de abril de 2016

#Innovación en serio: ¿aislada o relacional? - relato desde #Maturana

Maturana aclara "Lo más importante en la innovación es lo que se quiere conservar, ahí está la clave. Por eso, la innovación tiene todo de transformación… hay un cambio, pero este siempre tiene que ver con aquello que se quiere conservar"

Como es principio en este blog, toda persona es innovadora.

Y cuando se busca poner a la persona en el centro de la innovación se hace desde la ética o desde la manipulación. 

Desde la manipulación, se ha utilizado a la verdad como argumento para obligar, a través de lo cual se busca explicar la innovación, y muchos otros temas. 

Lamentablemente manipular, supone dinámicas frecuentes que no dejan despegar a la innovación, es decir, son prácticas que no buscan la innovación en serio

Estos son los aspectos principales que tocan Maturana y Dávila, filósofos controversiales según algunos, en materia de innovación. Para otros, simplemente aclaran cosas, y quitan la "paja del ojo".


Humberto Maturana - "La belleza de pensar" (8'50)

Aporte de Maturana y Dávila al tema de la innovación.

Humberto Maturana (ver más en "Volviendo a un clásico ... Humberto Maturana" http://www.christianestay.com/2012/07/volviendo-un-clasico-humberto-maturana.html, Julio 31 del 2012) aporta la mirada biológica al tema de la innovación. Desde su visión de cómo se produce el conocimiento, el cómo aprenden los seres vivos, logra probar que no existe una realidad independiente del observador. Por este motivo la innovación es tan compleja de definirla desde un solo matiz. 

Xiména Dávila, epistemóloga, ha agregado la parte cultural al proceso de innovación. 

Maturana y Dávila parten de su propia realidad con respecto al tema de la innovación. Para ellos, la innovación es una dinámica relacional, porque no es independiente de la realidad del observador aunque es consustancial al ser humano. 

Para Maturana al hablar de innovación hay que hablar de 2 palabras: cambio y transformación. 

Y por eso la transformación es saber lo que no cambia y lo que se debe transformar. Esta perspectiva es lo más controversial de la propuesta de Maturana y de Varela. 

Para Maturana la innovación se habla -o vende- desde la boca para afuera. Esto ya lo traté en mi post "Innovación: ¿porqué la siguen vendiendo de la "boca para afuera"? " (http://www.christianestay.com/2016/01/innovacion-no-es-venderla-de-la-boca-para-afuera.html, Enero 23 del 2016). 

Es más, Maturana aclara "Lo más importante en la innovación es lo que se quiere conservar, ahí está la clave. Por eso, la innovación tiene todo de transformación… hay un cambio, pero este siempre tiene que ver con aquello que se quiere conservar".

Y por eso, para Maturana y Dávila, toda innovación debe partir siempre de la ética. 

Según Dávila, la ética en la innovación está presente cuando los que participan en la relación para crear la innovación son conscientes de no dañarse así mismo, ni dañar a los otros ni a la sociedad. 

Cuando la ética falta no se pueden observar resultados de innovaciones como parte de un proceso relacional real, sino que surgen a partir de una persona que cree que sabe y transforma sin relacionarse con los otros. 


Innovación aislada o relacional, no es lo mismo que innovación cerrada o abierta: ¿Esto es bueno o malo? 


Aclaremos algo. Maturana destaca que la innovación o es aislada o es relacional. Y NO ES LO MISMO, respectivamente que innovación cerrad o abierta. Maturana aporta la base conceptual para decir que existe innovación abierta aislada o innovación abierta relacional, y lo mismo pasa con la innovación cerrada que puede ser o aislada o relacional. Todo es cuestión de ética.

Para ambos, todo es reconocer que el problema es parte de una cultura de dominación y sometimiento que se fundamenta en el valor de la competencia. 

Igualmente, ambos han encontrado incongruencias dentro de las organizaciones, entre lo que dicen querer y la forma de lograrlo. Ellos aseguran que el cambio cultural no se declara, es un proceso; y, por ello instigan a la reflexión y conversación en todo tipo de relaciones. 

En consecuencia, la solución sería: 

  • Primero, innovar es suprimir la relación basada en la competencia para que surja la colaboración. 
  • Segundo, innovar es ser honestos, es decir involucrar al respeto mutuo, para que exista verdadera innovación. 
  • Tercero, innovar es comprender que a nadie le gusta obedecer, por eso, es más fácil y más sano, instaurar la cooperación que la competencia. 



Reflexiones sobre los pensamientos de Maturana y Dávila.

En mi opinión, si la innovación es una dinámica relacional, podríamos decir que la innovación se amplía mientras más ampliamos nuestra forma de relacionarnos, ya que se amplía nuestra propia realidad. 

De hecho, de acuerdo a Maturana uno de los hechos que ha producido una innovación tremenda es el lenguaje hace cerca de 100 mil años. 

Este hecho lo que hizo fue aumentar nuestra forma de relacionarnos unos con otros, entonces, no debería sorprendernos que la innovación se aceleró a partir del lenguaje. 

Por tanto, no suena ilógico que a partir de las telecomunicaciones se esté hablando tanto de la innovación, debido a que las telecomunicaciones fue como ese invento del lenguaje hace 100 mil años, un canal que surge como una extensión o una prótesis de nuestro lenguaje, la cual ha permitido que conozcamos las verdades de otros, lo que amplía nuestras propias verdades e incrementa la manera de relacionarnos. 

Y al ampliarse nuestra manera de relacionarnos surge un campo aún mayor de ideas asombrosas, de verdades ampliadas, pero también como resultado ... choques de culturas, ya que cada sociedad construye su propia ética de innovación a partir de su propia realidad

De tal manera que, lo que impide una innovación en serio podría ser el conflicto que tenemos para relacionarnos con los otros. Pero cuidado, relacionarnos no implica hablar, dar charlas, crear laboratorios de innovación, o esas cosas, sino efectivamente escucharnos y hablarnos desde el respecto del otro en uno mismo, dando espacio a las ideas ajenas como propias o como parte de debates que co-construyen nuevas relaciones, no que inhiban o simplemente sean excusas para no escuchar o hacer creer que se escucha. Esto es muy difícil. 

Si bien es cierto que la innovación es consustancial al ser humano, no es menos cierto, que surge en la relación con los otros. 

Por tanto, el conflicto de la innovación en este momento, es la consecuencia de una relación forzada entre los trabajadores, la sociedad, la familia y quien impone un modelo de innovación a partir de la verdad prestada de otra sociedad. 

¿Estas de acuerdo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te interesó? Suscríbete para recibir actualizaciones por correo ...

Entradas populares de la semana