miércoles, 18 de noviembre de 2020

La innovación no pasará de moda porque nunca fue una moda - #innnovacion

La innovación no pasará de moda porque nunca fue una moda - #innnovacion



En este post comparto las principales características, algunas, no todas, de las organizaciones que han asumido que la #innovación no es una moda, sino una constante.

Post que recupero de hace un año atrás, del 23 de Diciembre del 2019 y que conviene recordar. Lo publiqué en linkedin en: https://www.linkedin.com/pulse/la-innovaci%C3%B3n-pasar%C3%A1-de-moda-porque-nunca-fue-una-estay-niculcar/.

Además, ahora que muchas personas que ostentaban hace un año en promedio el cargo de "X en Innovación" y se están renombrando en "X en Innovación y Transformación Z", este post es relevante.

Abro este artículo recordando que la innovación nunca fue un tema de moda, tal como están asumiendo empresas, organizaciones, directivos, consultores y algunos iluminados.

Post no apto para puristas.

La innovación siempre ha estado ahí, y seguirá estando disponible, para ser usada. 

Las organizaciones innovadoras se caracterizan porque no hablan de innovación, incluso a veces ni siquiera suele estar en sus web, o en sus misiones y visiones, no la han "prostituido" ni la usan como excusa para justificar cosas no hechas o atrasadas. Y esto que acabo de compartir es algo normal y un hecho que se observa hace varias décadas y de hecho es un buen indicador para medir el dominio de la innovación, donde este dominio no depende o no está relacionado con inversiones en consultorías o en tener millennials o viejennials expertos o gurús en innovación. 

En este tipo de organizaciones simplemente la innovación tiene un valor distinto. 

De hecho, la innovación es algo natural en este tipo de organizaciones. 

Tan natural, que las organizaciones y países que lideran la innovación, ni siquiera hablan de ella. Es tan natural como hablar del salario, de atender bien a los clientes, o de manufacturar soluciones pensadas para clientes. No aparece siquiera en visiones o misiones. Inclusive, se la maneja con tal capacidad reflexiva que incluso hay empresas que pueden darse el lujo de decir "no innovaremos”. Pero ojo, no significa esto que no se haga innovación, ya pensar de esta manera que expongo, es innovar, porque innovar no se limita a productos y servicios, sino a innovar en estrategias, en toma de decisiones, y muchas otras cosas que no se ven como innovaciones.

Veamos algunas cosas que caracterizan estas organizaciones, no son todos ...


1. En las empresas innovadoras, la innovación "se hace", no es una factoría de humo ni de memes.

Esto porque el trabajo de la innovación real queda bajo un discurso "cool" de que estamos "lanzados" a un mundo de disrupciones y debemos estar en esa onda de sexynames, de aplicar emulaciones de modelos californianos, de poner 'onzas de design thinking, unas horas de turismo a Sillicon Valley, alguna libra de innovación abierta, alguna pizca de certificaciones en lean, unos litros de pintura en alguna sala, algunos columpios, gramos de post-it, [...]' y teníamos la receta fácil y lista. Y no es tan así, requiere dominio, precisión, conocimiento y experiencia.


2. En las empresas innovadoras, la innovación "la han verbalizado", no está en el ADN, sino que está más profunda, en el lenguaje organizacional reconstruyendo el mundo de posibilidades.

Esto porque la palabra viene a enriquecer el trabajo diario aportando todo su peso conceptual, histórico y metodológico, donde la organización muestra una clara capacidad comprensiva de su significado y de lo que no significa, usándola realmente para pensar en grande -donde todos los miembros de la organización son grandes- y nadie es menor a otro aunque no pueda o no le toque dar ideas, donde su dominio requiere capacitación continua en innovación (como se hace en otras áreas como marketing, calidad, entre otras) y por, supuesto, opera y genera conversaciones donde se preserva la humildad, la motivación por la creatividad, y la invitación constante a que en momentos habrá que pensar, asumir y diseñar riesgos y ambigüedades.


Webinar - Innovación en escenarios deslocalizados y offshore (tiempo 55:51)


3. En las empresas innovadoras, la innovación "la han democratizado, la han masificado", no la han convertido en un medio de exclusión o de crear distinciones.

Esto porque se aplica como un instrumento donde se crea que es necesaria "aplicarla" en cualquier acción organizacional -desde la más operativa a la más estratégica (no es una palabra que excluye, sino que es inclusiva)-, por lo que se emplea en reuniones, pausas y cafés (cualquier café, no "el café/cerveza de la hora de la innovación") de forma profesional y sin distinción, moviéndola transversalmente, bottom-up y top-down, sin que nadie se adueñe de ella y donde los autoproclamados especialistas de innovación y los equipos de innovación o equivalentes (si los hay cuando invierten en ellos) son facilitadores garantes de resultados de acción no siendo instrumentalistas o replicadores de herramientas, tampoco son dueños de la verdad (de hecho, los egos elevados, los "sabelotodos o resuelvetodo", los expertos porque tienen "una" experiencia, entre otros, no existen o no son aceptados) y menos en un campo tan amplio como lo es la innovación ... más bien son otros trabajadores más de la organización que deben hacer su trabajo con resultados.


4. En las empresas innovadoras, la innovación "la aplican de nuevas maneras", no la aplican replicando las viejas o actuales estructuras.

Esto porque es frecuente -por ejemplo- (a) crear equipos y comités de innovación que siguen operando como los viejos comités, con sus viejas prácticas de toma de decisiones, salvo que ahora con más "postureo" en redes sociales; (b) se crean estructuras de procesos de ideación, conceptualización, prototipamiento, y un gran etc, que a la suma han venido a engrosar y engordar más la estructura organizacional, pero con nuevas palabras y nuevos expertos; y/o (c) crean laboratorios o centros de innovación que los administran como si fueran los antiguos centros de I+D, es decir, centros "medio aislados" o alejados del día a día, en manos de señores y señoras que hacen cosas misteriosas, y además administrados con estructuras de costeo tradicional (aunque a veces, lamentablemente, sin ninguna estructura de resultados de innovación). O sea, lo mismo de siempre, pero con más colores, selfies y certificaciones (¿se puede certificar alguien en innovación?). 


5. En las empresas innovadoras, la innovación "es una esencia", no una tecnología.

Esto porque suelen escucharse frase como "estamos innovando ... estamos instalando o desplegando un ERP o un CRM o mecanismos de Machine Learning" -por decir algo. Estas organizaciones saben perfectamente que instalar big data y data analytics es un medio más de procesamiento altamente avanzado y no solamente analizar tweets y redes sociales. También saben que crear un work café (que están copiando bancos), por más tecnología, café, ambiente boutique que pongas, no funciona si no transformas el espacio de relacionamiento que creas. 


6. En las empresas innovadoras, la innovación "es cultura", no solamente una palabra.

Esto porque la innovación puesta hoy en día, en el seno de sociedades y personas que están más informadas o con acceso a más información, y no como hace un siglo, con personas y sociedades más reprimidas donde decir "la innovación es destrucción creativa" y nadie entendía qué era eso y se hacía lo que el directivo "hacía", ahora no es así. Pero aparte de eso, la innovación, como pocos espacios o ámbitos de conocimiento a lo largo de la historia, requiere nuevas formas y modos de relacionamiento, conversación y de trabajo, y eso va mucho más allá de pedir cambios de mindset, salir de zonas de confort, no temer al cambio ... (y así muchas frases hechas). Incluso la innovación no la dejan en manos de foráneos siguiendo el clásico modelo de contratar consultores para asumir la dirección de la innovación, sino que promueven personal interno, conocedor del negocio, con habilidades y capacidades de observación diferenciadas y lo promueven y forman en las mejores artes y escuelas (contratar consultores externos tiene el problema de la endogamia que trae el consultor y de quedar atados a su experiencia, a su (des)conocimiento del negocio y a su propio ecosistema de contactos, y todo esto al no aportar a la cultura de innovación que se busca, es el motivo por el cual los líderes en innovación no suelen apostar por este modelo de crecimiento). Es realmente re-hacer las cosas sin poner en riesgo el futuro de la organización y las personas, creando espacios de conversación que construyan las nuevas organizaciones, de lo contrario tendremos que invocar un nuevo “1 de Mayo" o un nuevo "Contrato Social". 


Corolario.

Quedan pendientes más cosas, pero es fin de año, y creo que con estas ideas se puede revisar lo que se han pensado en su estrategia de innovación para el 2020. O si no se ha pensado algo, aún es el momento.  

Y ya que llegó el 2021, con un 2020 que pasará como una caja negra, hay algo que preocupa y no ha cambiado, y es ver cómo directivos y organizaciones tratan la innovación como si fuera una moda, o al menos se comportan como si lo fuera. 

En momentos en que se están definiendo las estrategias de innovación, o se están previendo recursos y revisando planificaciones, o aún no, estas ideas seguramente serán bienvenidas ... no en vano, las organizaciones que han convertido la innovación en una constante, han aplicado o siguen estas prácticas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te interesó? Suscríbete para recibir actualizaciones por correo ...

Entradas populares de la semana