viernes, 4 de octubre de 2013

#TIC y #felicidad --> propongo ...


Si ahora mismo tuviésemos un momento de tranquilidad entre toda la información que recibimos a diario y nos preguntásemos: ¿que parte de felicidad nos aportan las TIC?, ¿qué podríamos decir?
Yo podría clasificar los pensamientos y recuerdos que me surgen en este momento. Quizás os suene demasiado a vaso medio lleno, pero de eso se trata, de pensar en positivo y de ver que las tecnologías deben proveernos más felicidad. Ya hay muchas cosas negativas en el mundo como para añadir más.
  • Como padre, amigo y pareja …
      • puedo ser más feliz porque compartimos nuestros momentos cotidianos más positivos, íntimos a veces, otras no, con quienes queremos y estimamos, porque:
      • podemos tener una conexión más fluida y directa, nos comunicamos cuando nos buscamos, nos deseamos o porque queremos escucharnos y vernos;
      • podemos compartir mucho más nuestras vivencias, sueños y experiencias, somos más transparentes y sanos;
      • podemos hacer crecer la red de personas que nos motiva y anima, rodearnos de más gente positiva;
      • ya no somos unos desconocidos con vidas dentro y fuera de casa, estamos conectados; y,
      • si nos alejamos, convertimos la distancia en un mal menor y la convertimos en una posibilidad de crecer con mejor comunicación;
    • con lo cual la familia, los amigos y los seres queridos no quedan reducidos a un contacto, convertimos el “vernos o llamarnos de vez en cuando o una vez al mes” a un “ahora somos uno en el día-a-día y en la palabra comunicada por muchos medios” aunque con énfasis en los tecnológicos.
  • Como jefe, con relación a mí y mis colaboradoras y colaboradores …
      • puedo ser más feliz porque puedo pensar en otras formas y modos de trabajo donde podamos co-crecer, porque:
      • puedo facilitar su trabajo con herramientas que disminuyan su dedicación horaria laboral y potencien sus capacidades cognitivas;
      • puedo hacer que disminuyan su jornada laboral para que se puedan simplemente salir del trabajo o para que desarrollen proyectos nuevos;
      • puedo tener más tiempo para ellos y ellas y para nuestras misiones laborales y de empresa;
      • habrá más tiempo para conversar y crear redes más productivas de comunicación y hacer la jornada laboral mejor con menos errores, menos espacios a dudas y menos “rencillas” de trabajo;
      • puedo deslocalizar el trabajo o hacer que se haga de casa o de otros sitios si no se puede llegar al trabajo; y,
      • puedo decirles: si la jornada laboral es un tercio de tu día-a-día, lo vamos a disfrutar, vamos a crecer y aprender y no trabajaremos horas extras;
    • con lo cual se consigue que el trabajo no se le lleven a casa ni tampoco el trabajo les quite horas personales, familiares y sociales, haciendo del trabajo un proceso creativo y ameno que puede centrarse y tratarse en espacios y momentos concretos optimizados y potenciados comunicacionalmente por las tecnologías.
  • Como ciudadano, como actor de un entramado social …
    • puedo ser más feliz porque me siento más vivo dentro de sistemas que pareciera nos alienan, sofocan y entumecen nuestro pensamiento, porque:
      • puedo hacer vivible mi ciudad;
      • puedo relacionarme mejor con los gestores públicos;
      • soy un actor más vivo en las decisiones sociales locales y nacionales; y,
      • puedo informar para mejorar la vida en cualquier sitio;
    • con lo cual, dentro de un pleno respeto hacia cada persona y colectivo, se puede generar una co-existencia plena dentro de espacios de comunicación diseñados para que gobierno, estados, personas y otros actores reduzcan sus diferencias conociéndose mejor a través de los canales de comunicación que aportan las tecnologías.
Las listas no terminan aquí. Cada uno de nosotros debería construir sus propias listas. Yo he organizado porque en un post a veces debemos hacerlo, pero cada uno de nosotros puede seguir su formato. Lo importante no es usar las tecnologías, sino convivir con ellas como actores relevantes de nuestra cotidianeidad y que están ahí para que nuestro índice de felicidad aumente.
Las tecnologías son dispositivos tecnológicos, no dan la felicidad ni tampoco la sostienen, eso lo hacen las personas, y frente a ellas las TIC son un mecanismo que puede aumentar y añadir más felicidad.
¿Qué añadirías?


______________
Post original

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te interesó? Suscríbete para recibir actualizaciones por correo ...

Entradas populares de la semana