miércoles, 8 de julio de 2015

Brecha Digital: su reducción facilita el paso de productores a consumidores

La brecha digital debe acercar a la sociedad, no aumentar sus distancias avalado por un pobre argumento del tipo "están mejor que antes"

Leyendo el libro El retorno del Péndulo de Bauman y Dessal, ví el artículo "Brecha digital se triplica entre hogares más pobres y de mayores ingresos" que reporta un estudio de Chile. La idea de Bauman y Dessal de que hemos pasado de productores/soldado a consumidores individuos por decreto y adictos a corto plazo por adaptación, gracias al uso de las tecnologías y al combate a la reducción de la Brecha Digitial, surge del estudio de Chile. Como análisis de caso, comento en este post esta relación.


Brecha Digital y desarrollo.

En el 2005 hice un breve comentario sobre el tema de la brecha digital a nivel macro (https://cestay.wordpress.com/2009/11/03/el-capital-humano-y-el-libre-mercado/). Allí exponía que la brecha digital "es la distancia que separa a países ricos de países pobres. Es la distancia relativa entre países que mide la madurez en el uso y comprensión de las TIC. “Es la inteligencia social para usar TIC y conseguir un máximo aprovechamiento que garantice crecimiento y desarrollo económico sostenido”. La brecha digital permite saber en qué posición relativa de desarrollo se encuentran los países, lo cual, visto de otra manera, mide lo que les falta a unos para ser competitivos frente a otros." Igualmente exponía que el reto en ese minuto y creo que aún ahora pasa por cuatro aspectos, los tres primeros derivados del uso de las TIC y el último del dominio de las TIC. Estos aspectos son:
  • contar con conocimientos para explotar productivamente y socialmente adecuadamente las TIC y los nuevos medios de comunicación;
  • preparar y entrenar en el dominio de la inteligencia emocional para enfrentar nuevos modelos sociales, laborales y de gestión empresarial que imponen las TIC y que definen los modelos de negocio privados y los modelos de servicio públicos;
  • preparar y entrenar en el empleo y despliegue de la inteligencia laboral para encarar escenarios laborales, en los cuales los hábitos y costumbres sufrirán adecuaciones por el contacto en red con personas de otras organizaciones, sociedades; y,
  • adaptar y preparar en la comprensión del conocimiento y las competencias (emocionales y laborales) TIC que un profesional concreto o el capital humano de un país debe poseer para enfrentar los retos de la Nueva Economía, basada en la unión de los negocios y las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).
El término brecha digital se origina en un estudio (1982) donde quedaba en evidencia que la falta de infraestructura en países en desarrollo dejaba entrever que afectaba el desarrollo. No se hablaba explícitamente de un problema digital, sino de un problema de comunicaciones. Luego el término evolucionó y se incorporó al concepto digital, y se contextualizó con otros términos como Sociedad, Digital o Sociedad de la Información. Se usa como indicador y lo que ha reflejado es que los llamados países desarrollados tienen más acceso a las tecnologías y hay mayores posibilidades financieras para desplegar esa tecnología. Como concepto es una reflexión del impacto por las TIC en diferentes entornos considerando que toda tecnología altera un entorno donde ella se inserta. Reducir la brecha digital requiere un esfuerzo amplio de poner y facilitar infraestructura para que las personas tengan acceso a internet y luego que esas personas reciban servicios usables y adecuados a sus necesidades de desarrollo. De nada sirve poner tecnología 5G en poblaciones que no cuentan con dispositivos adecuados o no pueden adquirirlos y además les ofrecen servicios online que nos les sirven o son ilegibles digitalmente. Por supuesto el término tiene críticos y detractores por el uso que se le da a nivel político y como indicador que a veces no refleja la realidad.


Cómo reducir la brecha digital con más información - Janine Warner

¿Hasta dónde existe la reducción de brecha digital?

El estudio de Chile golpea (ver en http://www.latercera.com/noticia/negocios/2015/07/655-637424-9-brecha-digital-se-triplica-entre-hogares-mas-pobres-y-de-mayores-ingresos.shtml, Julio 5, 2015), pues refleja que el uso de las TIC ha ayudado a reducir las brechas socio-económicas. Cabe acotar que es un estudio específico de Chile pedido por el gobierno chileno, con datos al 2013. Leyendo los datos del estudio se constata que los quintiles de mayores ingresos están mejor conectados, usan mejor y para más temas de desarrollo el acceso a internet, y obviamente tienen mejor formación en tecnologías. 

Cabe destacar que en concreto, con relación al uso de información, existe igualdad en obtención de información, comunicación escrita, y entretenimiento, pero en lo relativo al uso extendidode la información se muestran diferencias con un uso más amplio en sectores acomodados en temas de educación, comercio electrónico, trámites online, y operaciones bancarias. A pesar de la igualdad mostrada, en acceso y uso para desarrollo, el sector económico con menores ingresos está en desventaja frente a los con mayores ingresos. Esto se puede considerar más grave si se tiene presente que los sectores de mayores ingresos poseen un alto porcentaje del ingreso nacional y son un sector reducido de la población.

Por supuesto se puede argumentar que las TIC han ayudado que muchas personas de menores ingresos han salido de su situación económica, pero no olvidemos que muchas veces estas personas están en condiciones tan pauperizadas que una mínima mejora económica, mejora cualquier indicador. A nivel de clase media, la situación es similar, pues es un sector que se ha visto beneficiado de las mejoras económicas, pero es muy sensible a cambios en la economía cuando hay crisis.

La disociación que muestra el estudio realizado en Chile, refleja una sociedad que a lo largo de los años ha mejorado su posición económica a nivel nacional e internacional, aunque igualmente los últimos gobiernos sufren importantes cuestionamientos a las políticas sociales. Algunos investigadores señalan que se debe a que ahora las expectativas han crecido y se exige a los gobiernos otras mejoras. Y esto es cierto, pues las personas siempre exigimos más, y si las mejoras conseguidas son commodities, las exigencias de mejora persistirán pero serán mayores a otras previas. Igualmente puede ser, y es lo más probable, que toda una sociedad se ha desarrollado, pero ya es un hecho que la velocidad de crecimiento no es igual, siendo más alta en sectores de ingresos más altos y siendo mucho menor en los sectores de más bajos ingresos. Cuando esto ocurre, deviene lo esperable: la separación crece, pero todos están mejor que antes.


La brecha digital y los nuevos consumidores.

Segun Bauman y Dessal antes estábamos programados desde la educación que recibíamos para ser obedientes soldados y obedientes productores. Todo el sistema social, más allá de la educación, preconizaba, para fortalecer esta obediencia, un sistema familiar donde el padre era el pilar de la casa, con la mujer sometida y los hijos y las hijas cumpliendo estrictas normas de comportamiento. La idea era ser un empleado que siguiese las normas, en un inicio siguiendo a los señores feudales, y luego a los nuevos industriales de fines del Siglo XIX. Los padres facilitaban esta misión replicando ese modelo. Esto se mantuvo hasta la nueva revolución industrial liderada por las TIC a mediados del Siglo XX.

Las estrictas normas han cambiado para que exista más creatividad e innovación en las personas. El antiguo rol de los padres ahora es menor, y ahora, según Bauman y Dessal, pone a los padres en un cuestionamiento continuo. Pero más allá de este cambio de orden, estos mismos autores acotan que ahora se prepara al individuo para provocar o facilitar el ingreso en el juego de las compras.

El uso de las TIC en este sentido es un facilitador del consumo. Antes una operación bancaria requería ir al banco y estaba limitada a quienes tenían una cuenta bancaria. Ahora todos tienen una tarjeta bancaria, o una cuenta de dinero electrónico en algunos países. El acceso de sectores de bajos ingresos a, por ejemplo, préstamos de barrio gestionados por grandes bancos, o al uso de Apps para comprar online, permiten ahora tener un importante mercado antes inexistente.

Los románticos han dicho que ahora somos prosumer, es decir producimos y consumimos información. Pero en términos de economía, hablamos de consumidores de información que gastamos dinero en bienes de consumo, y somos productores de información que opinamos por lo que consumimos generando datos que enriquecen a otros.


El rol de las TIC en la brecha digital.

Las TIC si han cambiado la sociedad. Ahora muchas personas pueden llegar a información de la más variada índole, pero eso ha decantado en que ahora pueden llegar a miles de productos antes inaccesibles ya sea por distancia o por baja capacidad de endeudamiento. Lo primero fue resuelto con una logística global madura. Lo segundo ahora está superado con medios de pago electrónico, sea con tarjetas de crédito o dinero electrónico.

Las TIC como siempre han eliminado fronteras y barreras. Y así ha sido. Comprar y endeudarse requería ir a un sitio, convencer a alguien, superar temores de la presencialidad, y "ver" el dinero que manejábamos y entregábamos. Todo esto frenaba y frena "gastar el dinero". Las TIC ahora han eliminado toda esta presencialidad, temporalidad y visualización, haciendo invisible el "gastar dinero".

La brecha digital efectivamente se ha reducido en los casos donde ha habido una fuerte inversión en infraestructura, masificación de medios digitales y simplificación de los procesos. Ha permitido que los sectores de mejores ingresos estén mejor. Pero hay que observar el informe de Chile. La brecha digital habla de reducir la distancia entre desarrollados y no-desarrollados, no en ampliar la brecha, ya que esto último mantiene la división social. Esto último lo digo porque lo ocurrido en Chile refleja esto último. La sociedad ya superó determinados niveles de pobreza, pero unos están mucho mejor que otros ... es decir la distancia sigue existiendo ... es más, se ha triplicado.

La reducción de brecha digital busca una sociedad más igualitaria y justa, no de convertir a los pobres en tecno-dependientes agentes de consumo y deuda con nuevos niveles de endeudamiento. Si esto último es cierto, pues aún podemos dudar, entonces todos los esfuerzos por reducir la brecha digital, con grandes inversiones en infraestructuras de comunicaciones y en acceso a dispositivos móviles de alta gama a precios accesibles, no es más que un medio de consolidar un modelo social basado en ricos y pobres, en nobles y vasallos, o en patronos y empleados. Ahora quizás ya no interesa en sacar a la gente de la pobreza, pues mal que mal tener obedientes es bueno, pero quizás es mejor tener dependientes, y por eso es mejor tener personas con capacidad de deuda flexible y electrónica. Desgraciadamente mientras la brecha digital siga siendo un indicador económico interesará que la brecha digital mide el crecimiento de la sociedad, pero no que la brecha digital debe medir el desarrollo justo e igualitario de los sectores sociales y la reducción de la división social.


¿Qué rol les cabe a las TIC en todo esta nueva separación o re-creación de las viejas separaciones?

Las TIC han ayudado a consolidar la separación social. Es más, podría argumentar, a la luz de lo escrito en este post, que las TIC podrían estar ayudando a re-configurar la división social donde las personas de menores ingresos lo seguirán siendo, pero ahora con acceso a recursos financieros que muchas veces no pueden pagar una vez se les cobren intereses o se produzca una crisis, en cuyo caso quedan nuevamente como un sector de menores ingresos. Queda así expuesto que el supuesto desarrollo es "estético", no es estructural en el sentido que el sector de menores ingresos pueda resistir momentos de -por ejemplo- declive económico o de crisis económica, y de hecho, si pudieran éstas u otras situaciones similares, garantizaría su real desarrollo. Es complejo y provocativo pensar así, lo sé y es cierto, pero los hechos mundiales están exponiendo esta incómoda realidad.

No puedo dejar de mencionar que los estados o gobiernos son un actor relevante en esta materia, pero igualmente pueden caer en nuevos totalitarismos o tecno-dictaduras, si no se tiene un fuerte control social de sus acciones.

Muchas preguntas quedan. Hay mucho por resolver y aclarar. Muchos conceptos que recolocar. Pero cualquier avance en esta materia perderá sentido si efectivamente se demuestra que las TIC son el nuevo instrumento para replicar el viejo modelo de separación social, solamente que ahora digital.

En suma: 

  • La brecha digital debe acercar a la sociedad, no aumentar sus distancias avalado por un pobre argumento del tipo "están mejor que antes". 
  • Reducir la brecha digital no es ni comprar más TIC ni hacer capacitación en TIC, es reducir la brecha socio-económica. 

________________________


  • Bauman, Zygmunt, y Dessal Gustavo. (2014). El retorno del péndulo. Sobre sicoanálisis y el futuro el mundo líquido. 162 pp. Fondo de Cultura Económica. Argentina. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te interesó? Suscríbete para recibir actualizaciones por correo ...

Entradas populares de la semana