viernes, 21 de junio de 2013

#MOOC y #capacitación profesional: problemas y obstáculos

Diversa plataforma MOOC
(c) del autor - fuente: http://cestay.wordpress.com/2013/05/29/los-entornos-de-aprendizaje-mediados-y-apoyados-por-las-tic-experiencias-desde-los-mooc/

Se está hablando mucho de los cursos MOOC (Massive Online Open Courses). Ya son un hecho mundial. Su presencia está permitiendo a millones de personas acceder a material de estudio formal (GRATIS -aún-), algunos son excelentes y otros pueden resultar poco claros o poco preparados. Los MOOC se perciben como estudios formales universitarios (ojo, se perciben, pues no lo son), pero ¿qué impacto tendrían en la capacitación empresarial? De esto trata este post.

Los cursos MOOC operan en plataformas MOOC (hay más de 30 a nivel mundial), están administrados por organizaciones no universitarias o no certificadores (tantas como plataformas), pero se está trabajando en que un curso MOOC permita conseguir algún tipo de crédito o reconocimiento universitario (a esta fecha, nadie certifica, pero se entregan certificados de participación, con honores, etc.) Las tasas de término son bajas, muy bajas, pero por volumen, implican grandes cantidades de personas que está adquiriendo nuevo conocimiento. Los cursos, las plataformas y los modelos de negocio MOOC están evolucionando y aprendiendo de la reacción del mercado.

Para saber más se puede visitar "MOOC cambia cómo las personas se relacionan entre ellas y con el conocimiento dentro de la economía de la información" en http://www.christianestay.com/2013/06/mooc-cambia-como-las-personas-se.html .

A modo de experiencia, y refiriéndome a los buenos cursos, que ahora son mayoría, he de decir que los contenidos tienen material multimedia, online y videos de alta calidad, preparación y selección, aparte, el texto elaborado está preparado por los profesores y/o profesoras. Duran entre 2 y 8 semanas, siendo el promedio 4,5 semanas. En general, semanalmente se trabaja un tema, para lo cual se estudia el material (un texto, una lectura, algunos videos y poco más, pero intenso para una semana) y se realizan varias actividades evaluadas:

  • un test online, el más común y usado, basado en preguntas relativamente sencillas con el fin de garantizar que el estudiante ha leído el material;
  • una revisión de pares, que consiste en responder unas preguntas o deberes siguiendo una rúbrica o pauta de corrección (cada vez más completas y elaboradas) la cual sirve para que anonimamente otros estudiantes califiquen la actividad; y,
  • un trabajo en equipo (introducido más recientemente) que está en evolución.  

Debe entenderse que el nivel de automatización y la revisión entre pares es para tratar con miles de estudiantes. Sin entrar a cuestionar la rigurosidad de esta forma de calificación, antes de emitir una opinión al respecto, habría que hacer un estudio comparativo con las estrategias de calificación usadas en formatos presenciales y en otros semi automatizados. Como crítica si puedo señalar la dificultad de pedir una re-corrección a una calificación, dado que los profesores suelen ser inaccesibles, PERO como todo sistema en evolución, si existen cursos MOOC en que al profesor se le puede consultar directamente, o donde revisan los trabajos (tardan pero lo hacen). Como punto a favor señalo la rúbrica, pues si permite saber muy bien cómo será evaluado un trabajo, algo no muy frecuente en muchos procesos educativos. Como un punto a analizar es la dedicación, siendo el promedio observado las 4 horas semanales y para alguien que desea cursar completamente el curso, requerirá más horas, y es cierto que ciertas actividades semanales hacen que la dedicación sea de 7 o más horas. Bueno, son sólo algunas opiniones, no concluyentes, y muchos dirán que son cursos fáciles y que con un poco de esfuerzo se aprueba, pero es cierto que muchos cursos universitarios se aprueban estudiando los últimos días, pero eso es otra discusión.

Por donde se mire, sea desde la óptica del profesional que se capacita o desde la empresa que quiere capacitar, la capacitación profesional requiere que uno o varios profesionales durante un determinado tiempo realicen cursos. Algunos cursos son presenciales, otros online, algunos son impartidos por universidades, otros por empresas de capacitación, unos son certificados, otros no, algunos dan diplomas de cierto peso y otros dan certificados de participación, ... en fin, es un mercado muy variado y amplio.

Al ver el impacto de los cursos MOOC y viendo las estadísticas de participación, y conociendo muchos cursos, hay muchas personas terminando cursos muy bien preparados, tanto por su contenido como por las actividades y su rigurosidad. Además, muchos cursos avalados por universidades de prestigio internacional.

Al comparar el mercado de los cursos de la capacitación profesional con la oferta de cursos MOOC, claramente los primeros se enfrentan a una nueva competencia, pero en el plano online. En el presencial, la competencia de los cursos MOOC no se percibe como una amenaza.

Un curso de capacitación requiere adaptarse para competir en este espacio. Lo primero que he visto es que muchas academias que ofrecían cursos online a precios sobre los 100 euros, ahora aparecen en sistemas de ventas promocionales online (como LetsBonus, por ejemplo) ofreciendo sus cursos a precio de outlet, es decir, bordeando los 20 euros, o menos.

Además, conforme las plataformas MOOC crecen en cursos, aparecen cursos en más idiomas siendo hoy en día frecuente encontrar en castellano, francés, chino, etc.  Así que el impedimento inicial de que todos los cursos MOOC eran en inglés, ya no lo es.

¿Qué podría aprovechar una empresa de los cursos MOOC? La gratuitad es una opción para bajar costes. Usar una plataforma probada es igualmente una ventaja. Se imparten en fechas y con duraciones determinadas y eso podría afectar un plan de capacitación. Lo pueden cursar varios empleados y empleadas para homogeneizar el aprendizaje. No tendrían certificación oficial o universitaria, pero un certificado avalado por una universidad de prestigio internacional podría tener más impacto que un certificado de una empresa de capacitación. El principal obstáculo es que los empleados o empleadas no se sientan motivados a terminar el curso como ocurre con muchos participantes en un curso MOOC o que reciban críticas al haber cursado unos estudios online "poco serios" según determinadas culturas académicas. Las calificaciones obtenidas podrán dudarse si han sido realizadas entre pares.

La principal ventaja es acceder a recursos de calidad avalados internacionalmente de forma gratuita y de poder integrarse a comunidades internacionales de estudiantes y profesionales.  Y lo más positivo, es en poco tiempo tener un capital humano 2.0.


¿Te interesó? Suscríbete para recibir actualizaciones por correo ...

Entradas populares de la semana