miércoles, 26 de febrero de 2020

#TransformacionDigital: el riesgo de no tener una cultura innovadora

(c) artefakte

Si no generas una cultura de innovación ahora, todos tus actuales esfuerzos en Transformación Digital quedarán relegados a un ítem contable de gastos o inversión en informática.

Sí, así es. 

Y si no tienes una cultura innovadora, las tecnologías no serán más que cosas inertes o simples actualizaciones técnicas, y lo que creias era una inversión en nuevos negocios pasará a ser un gasto informático. 

Esto ya ha pasado antes y si no se hace algo al respecto, se corre el riesgo de repetir la historia. 

Esto lo comentaré como un ensayo.

Transformación Digital: el rol de la cultura innovadora.

Cuando se introdujeron las planillas excell, las personas las usaban, pero luego imprimían los datos en papeles que ahora se veían y estaban ordenados y mejor presentados, y los papeles eran más "guapos". 

Luego tuvimos los ERP y los CRM y aún llevamos décadas sin tener los resultados esperados, porque ni estas soluciones informáticas se adaptan a las culturas organizacionales, ni las culturas organizacionales se terminan adaptando a software realizados por culturas tecnológicas. 

Luego llegaron las plataformas y ahí estamos aún peleando sobre la legalidad de sus prácticas automatizadas, porque se enfrentan culturas organizacionales, con culturas informáticas y con culturas postmodernas. 

O sea, las culturas siguen determinando el impacto de las tecnologías

Nadie, eso sí, puede minimizar el hecho de que gracias a las tecnologías ahora podemos hacer cosas nuevas o ver nuevas posibilidades de futuros mejores. Esto no lo digo yo, ya lo decían a fines del siglo pasado Dreyfus, Spinoza y Flores desde la óptica del diseño. 

Y como ya se decía por aquellas décadas, si las tecnologías no se despliegan sin comprender que su uso debe mejorar lo que hacen las personas, obviamente podemos seguir diciendo al día de hoy y con plena convicción que seguiremos como antes

Por eso se considera un error de muchos directivos o líderes en Transformación Digital es pensar que primero hay que pasar la etapa de la tecnificación para luego ver el tema organizacional y cultural. 

Y, por ende, luego de pasar la etapa de informatizar, automatizar, computarizar y/o digitalizar, si no has generado una cultura innovadora, todos los esfuerzos en Transformación Digital deberás meterlos en el ítem contable de gasto -o inversión con suerte- en informática o sistemas. Pero nada más.

Y escribir de ésto no es fácil. 

Transformación Digital: una definición que se está escribiendo.

Escribir de un tema del cual tanto se escribe y con tanta pasión y "heroicimos", no es fácil. Y ese es el caso de la Transformación Digital. 

Y escribir de Transformación Digital es meterse en un tema donde muchos directivos están invirtiendo, porque las encuestas dicen que el 2020 más del 80% de los directivos invertirán en el tema, pero que el 80% de los proyectos reporta que han sido un fracaso. Por esto es muy difícil decir algo por la alta sensibilidad y que nadie quiere quedar mal.

Y porque claro, la Transformación Digital es un tema del cual hay más gurús que proyectos exitosos, hay más sabios que resultados rentables, más documentos escritos que casos y experiencias, más consultores que necesidades reales, más memes que personas haciendo TD, por eso a veces es mejor no arriesgarse a escribir algo.

Pero vamos allá. 

Del tema ya llevamos un tiempo hablando. 

Los más desinformados piensan que nació hace unos cinco años, los más historicistas la asocian a más de cinco décadas. Los más pasionales, piensan que la Transformación Digital son ellos y nos llenan de frases motivantes. Pero hay algo claro, todos saben del tema. 

Tomaré algunas ideas y definiciones del blog www.werkomus.com (ver http://www.werkomus.com/werkomus-digital/)

  • Un estudio realizado por MIT Sloan Management Review el 2015 desveló que las empresas digitales maduras apuestan por una estrategia digital de integración de recursos como: redes sociales, móviles, analítica y uso de la nube, y que todo esto forma parte de una gerencia estratégica digital en detrimento de las empresas menos maduras que hacen énfasis en resolver problemas con tecnologías digitales individuales enfocadas más en estrategias operativas.
  • Adoptar la transformación digital requerirá más de una gerencia estratégica que incentive una cultura digital de base que de estrategias de tecnología operativas. Imponer big data en los análisis de mercado o masificar contratos de cloud para agilizar procesos, no es garantía de éxito, el éxito lo determina una gerencia digital.
  • La Transformación Digital requiere de una serie de procesos pero también de compromiso por parte tanto de los altos directivos como de los empleados de la organización para asentar sus bases.
  • La Transformación Digital es el cambio en muchos, diversos y variados ámbitos para sacar el máximo partido a las TIC.
  • Transformación digital no es automatizar, sino observar el presente, reflexionar sobre lo que se quiere y analizar tendencias y comportamientos.
  • La Transformación Digital siempre debe conducir al crecimiento económico de la empresa y al desarrollo de las personas que se relacionan con ella
  • Transformación digital es integrar el negocio con la tecnología para reforzar su posicionamiento y facilitar su crecimiento.


Conversatorio: El paradigma de la transformación digital - PhD. Christian A. Estay-Niculcar - Dra. Lorena Naranjo (Directora DINARDAP - Ecuador) (Duración: 1:13:30)


Otra definición de alto valor es la que dice: "La transformación digital es un proceso continuo de cambio mediante el cual una organización y sus colaboradores aprovechan integralmente las oportunidades que entregan las tecnologías emergentes para generar nuevos negocios, mejorar la experiencia de los clientes y hacer más eficientes sus procesos." (esta definición la aplicamos en nuestra medición de ADN Digital en base a 8 años de experiencia en medir culturas, estrategias, y gobernanzas y gobiernos tecno-organizacionales).

Desde el ámbito público, el Gobierno de Cataluña, la plantea -recientemente su Manual de Transformació Digital de l'empleat públic, cómo "consisteix en l'adequació del model de relació i de gestió al nou paradigma digital, aprofitant tot el potencial de la innovació i la tecnologia i promovent un canvi cultural en les administracions públiques".

Y recientemente, hace pocos días, IEBS señaló que "
la transformación digital son las nuevas oportunidades de estrategia de negocios que surgen gracias a la aparición de las tecnologías. Así mismo, este cambio no es sólo tecnológico sino que lleva consigo nuevas aptitudes tanto en las personas físicas así como en la reinvención de organizaciones que afectan al mercado global tradicional. No está enfocada a la tecnología utilizada (Big Data, cloud, Internet de las cosas, movilidad, social business) sino en utilizarla para lograr los objetivos marcados [...] La transformación digital irá ligada con los objetivos y estrategias empresariales. La transformación digital reconstruye las dinámicas de las organizaciones para adaptarlas a las necesidades del presente y del futuro."

O sea, la Transformación Digital por nada del mundo es un tema tecnológico ni informático, sino que es un espacio de oportunidades de negocio y de formas de pensar y relacionarse desde las tecnologías antiguas, nuevas y emergentes, que generan nuevas posibilidades de hacer cosas nuevas, mejores, y más rentables o al menos de supervivencia.  

En todo caso, está claro que la Transformación Digital tiene que ver con generar nuevas formas y modos de trabajo que dan lugar a nuevas técnicas de relación y comunicación y, nuevas habilidades o formas de combinarlas y emplearlas.


Transformación Digital: es y no es.

La Transformación Digital aporta beneficios en mejorar eficiencia operativa, generar nuevos ingresos, profundizar el análisis de datos y generar nuevas formas de analizar los datos, generar nuevas experiencias de clientes internos, externos y de colaboradores, mejorar la colaboración, cooperación, trabajo en equipo y formas de co-creación, aportar nuevas ventajas competitivas y comparativas, dar un salto cualitativo y cuantitativo en responder intelectualmente y cognitivamente a escenarios muy complejos, e impulsar poner en marcha una cultura innovadora y explotarla al máximo.

La Transformación Digital NO ES marketing digital, no es informatizar, computarizar o poner TICs, IA, Cloud. etc., no es un e-commerce, una tienda online, tampoco instalar un CRM, un ERP o cualquier cosa equivalente, no es mandar miles de mensajes por linkedin para promocionarme o mandar banners y correos, ni soñar con que es meter IA, machine learning, u otras TIC, tampoco es tener muchas horas de coaching, agile coach, ni tampoco estar certificado en el tema.

Respecto de Agile y las certificaciones, cabe acotar que Transformación Digital es como ganar experiencia en combate lo cual solamente se aprende combatiendo, pero claro un combate no es el lugar más propicio para aprender.

Esto último lo digo porque acaba de salir un interesante artículo donde se pregona que el famoso Día D, el día del Desembarco de Normandía u Operación Overlord, fue el día más Agile

Es interesante esta analogía militar, de la cual rescato la idea que menciono. 

Solamente acoto que ese Día, cualquier pensamiento, reflexión, estrategia o lo que fuese requería soldados de ambos bandos que morirían, y por lo mismo se contaban con sistemas de apoyo emocional y logístico muy grandes, que iban desde seguros médicos para quienes serían voluntarios hasta sistemas de remuneración que no fallaban. No sé si una empresa esté dispuesta a decirle a sus colaboradores, prueben, no importa si fracasan, pues igual estarán cubiertos con sus salarios y no serán despedidos y sus familias deben estar tranquilas. Es más, podrán tener beneficios si fracasan, debemos despedirlos, o caen en el intento. 

Pero toda analogía es válida. 


Transformación Digital: porqué una cultura innovadora.

Una cultura innovadora posee varias definiciones formales, pero lo expondré en el sentido de su utilidad.

Pensemos en lo siguiente. 

Siempre pedimos a nuestros colaboradores que salgan de su zona de confort. Pero ¿hacia cuál, si salir de una zona de confort siempre debe tener en mente una nueva, aunque sea la ilusión de una nueva zona de confort?

Lo anterior ha sido tratado con profusión en diversos estudios, casos y experiencias. 

Sin embargo una cultura innovadora tiene un carácter formal claro que puede incluso no sacar a las personas de su zona de confort. Por eso como estrategia, la cultura innovadora es más inteligente que otras y asusta a muchos directivos. Ah, y ojo, no es lo mismo que una cultura creativa.

Para entender este rol, introduciré unos términos o nociones clásicas como entropía o la Ley de Requisito de Variedad. Estas nociones y leyes, establecen que un sistema podrá desaparecer si no tiene la capacidad de controlar el entorno o responder a la variedad del entorno. Esta idea clásica en la gestión empresarial, siendo abordada incansablemente desde la gestión, el control de gestión, el management, la vigilancia prospectiva, o los sistemas de inteligencia organizacional.

Claro, esto funciona bien si la organización cuenta con procesos estructurados pero con capacidad de adaptación y de regerenerarse, pero esto es siempre difícil pues hay costes asociados y una visión 'controlista' de la organización que pone férulas a las personas que impide que propongan cosas fuera de su ámbito de actuación.

A nivel real, esto implica que una persona en una organización nos diga "¿y qué gano con hacer algo fuera de mis tareas si por contrato me obligas a no arriesgarme?". 

Una cultura innovadora aporta el espacio suficiente para que una persona ante una situación esperada o inesperada pueda plantear una solución de forma proactiva, diligente, responsable, bien informada, que no se espera y que claramente difiere de cualquier planteamiento esperado o previo. 

Implica que esa persona podrá coordinar acciones, palabras, pensamientos e intenciones para conseguir un resultado que requiere minimizar riesgos, o asumirlos. Bueno todo aquello que se pide a un colaborador en estos tiempos de entornos VUCA y escenarios disruptivos (como Chile -escenario disruptivo vigente-, Cataluña, Siria, etc.) 

Por esto, una cultura innovadora es esa capacidad única de poder generar el conocimiento en la forma de aprendizaje, observación, acciones, etc. para responder a entornos cuya variedad nos supera a diario. Y es una capacidad organizacional que debe estar en cada persona. 

Y estas situaciones se da mucho en entornos de combate. Plop. 

Ahora bien, ¿por qué una cultura innovadora es necesaria ante una Transformación Digital?. Pues simple.

Si luego de de un proceso de Transformación Digital se han logrado desplegar mejoras organizacionales, automatizaciones de alto impacto y nuevas relaciones con los clientes, por ejemplo, estos logros quedarán en eso y con clara beneficio de corto plazo. 

Una cultura innovadora podrá seguir buscando mejoras, innovaciones y mejor estándar de vida laboral, seguirá escuchando al cliente, y tendrá mucha claridad en aprovechar los logros de la Transformación Digital para seguir exigiendo más a la propia organización y a sus directivo. 

Por eso una cultura innovadora no se limita ni constriñe a sesiones de cerveza, ideatones o jefes-coach, por decir algunas cosas comunes. Se trata de un conjunto de variables a desplegar y obviamente gestionar siendo un ejemplo el modelo de medición de competencias creatividad e innovación C3 desplegado en Chile desde el 2013 y probado en más de 300 organizaciones de 9 países. Por ejemplo, C3 permite a una empresa tener un punto de partida o de evaluación claro y concretó de cómo organizar, proceder y gestionar una cultura innovadora en base 10 dimensiones.

Sin la cultura innovadora la Transformación Digital producirá resultados para la variedad que existe hoy. Por eso conseguir una cultura innovadora no debe abordarse luego de la Transformación Digital, sino durante o si se puede antes

La cultura innovadora permitirá y posibilitará siempre estar mirando el entorno y no esperar que nos supere sino anticiparse a sus cambios y nada mejor que con las tecnologías desplegadas dentro de iniciativas de Transformación Digital.

Y si alguien no entiende algo, hay que decir que la Transformación Digital aportará a la organización capacidades de cómputo que permitirá anticiparse y reaccionar de forma pronta a cualquier cambio de entorno. Ojo, no se trata de poner Data Analytics ni IA, sino de saber qué se debe usar de estas tecnologías. Si esto no está claro, sin cultura innovadora, ante escenarios disruptivos, la Transformación Digital será como poner nuevas planillas excell para seguir haciendo lo mismo.  


Reflexión final: algunas ideas ...

  • Hay que generar una cultura innovadora mientras se pone en marcha cualquier tipo de esfuerzo en Transformación Digital. 
  • Hay que evaluar la capacidad de conseguir una cultura innovadora antes o al menos durante un proceso de Transformación Digital.
  • La Transformación Digital podrá y debería cambiar la zona de confort de los directivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te interesó? Suscríbete para recibir actualizaciones por correo ...

Entradas populares de la semana