lunes, 19 de junio de 2017

#Innovar y #Emprender: hasta el límite y más allá de las #TIC

Ahora que innovar y emprender está de moda por el impulso de las TIC, planteo este post donde crítico la acotada visión visión actual de estos conceptos dentro de este particular tipo de tecnologías.


Ahora que innovar y emprender está de moda por el impulso de las TIC (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones), planteo este post donde crítico la acotada visión visión actual de estos conceptos dentro de este particular tipo de tecnologías. 

Emprender e Innovar

Innovar y emprender ... y el límite de las TIC.

Hay que enfatizar que la innovación y el emprendimiento que vivimos ahora es más TIC que de otros ámbitos tecnológicos y por supuesto muy poco del ámbito no tecnológico. 

Se consideran emprendimientos, la puesta en marcha de plataformas e-commerce. 

Se consideran innovaciones, la creación de apps para medir el tráfico vehicular. 

En cualquier caso no son ni lo primero, ni lo segundo. Son adopciones tecnológicas adaptadas y cuyo éxito de negocio se basa en acercarse a espacios de financiamiento e inversión estándar con sólidos y tradicionales estudios de mercado. 

Es más, las disrupciones cuesta encontrarlas por falta de aplicación de métodos claros, estrictos y adecuados de innovación. 

Y más aún, la innovación actual que surge de internet, no es una innovación estructural, sino situacional

A ver veamos ésto.

Se fuerza a decir que vivimos una innovación de los modelos de negocio.

Pero la verdad que se están digitalizando modelos tradicionales de negocio, o negocios muy antiguos solamente que ahora se pueden ofrecer, o activar, de forma digital. 

"Nuevos modelos de negocio", son muy pocos, y los pocos que se han consolidado, terminan atrapados en férulas económicas, legales o culturales, quedando muy pocos en la categoría de cambios históricos (por ejemplo, internet y más recientemente la mensajería móvil con whatssapp). 

Y esto que no asuste. Esto no es nuevo. 

Con la imprenta ocurrió lo mismo. Y con los trenes y el telégrafo ... la historia fue similar. 

La distinción está en la velocidad de los cambios, que ahora es mayor y que se plantea como parte de la revolución que cualquier innovación y emprendimiento suelen o deberían generar. 

Pero la velocidad del cambio es proporcional a una cultura y por lo mismo la velocidad actual es relativamente la misma a la de muchos años atrás en función del momento histórico. 

Sin haber estudios formales al respecto, pero revisando diversa literatura, se puede arguir que la proporción de innovaciones y emprendimientos ahora es la misma que hace siglos en términos de adopción y difusión de innovaciones.

Probablemente si innovamos en modelar los modelos de negocios, podremos aumentar la capacidad cognitiva de creación de emprendimientos innovadores, con lo cual podremos superar las limitaciones que nos estamos imponiendo al poner las TIC como fuente y medio de innovación y emprendimiento. 

Innovar y emprender ... más allá de las TIC.

¿Y qué pasa con sectores alejados o fuera de las TIC?

Una lectura rápida del tema muestra que podrían haber sectores estancados. 

En el post "Innovar y emprender: no todo lo que brilla es oro" (en http://www.christianestay.com/2016/11/innovar-y-emprender-no-todo-lo-que-brilla-es-oro.html) señalo que Klaric indica que solamente existe un 4% de innovaciones reales. El resto, son otras situaciones, o son copias.

Lo anterior no debe interpretarse de que no hay innovaciones en otros ámbitos tecnológicos. La verdad que existen, muchas son antiguas y son parte de procesos muy estables, y cuentan con sus propios modelos de negocio tanto comerciales como tecnológicos. 

Empresas de diversos sectores trabajan tranquilamente hace años de esta manera. Así tenemos 3M, Zara, o los microcréditos originados en Asia. 

Estas son organizaciones o ideas inno-emprendedoras que producen o ejecutan nuevas formas de hacer las cosas, de pensar los problemas y las soluciones, y de producir resultados a la sociedad.

En este momento me viene a la mente otro artículo de Chile, muy antiguo, pero de menos de 10 años, que indicaba que no más del 25% de los llamados emprendimientos lo eran realmente (que profundizo en el post "Innovar y emprender: no todo lo que brilla es oro" en http://www.christianestay.com/2016/11/innovar-y-emprender-no-todo-lo-que-brilla-es-oro.html)

Por tanto lo que queda es saber entonces de qué hablamos.

Como estudios formales no existen, la observación empírica de varios casos muestra que muchos llamados emprendimientos tecnológicos o más bien TIC son procesos de creación de empresas.

Y estas observaciones muestran que muchas veces la motivación no es suficiente, o no es factor determinante. Contar con un buen equipo, tener una buena planificación y una buena ejecución, son factores tan determinantes que la misma idea o el nivel de motivación. 

Cabiedes señala que es peligroso "a chabales decirles que emprendan y persigan sus sueños, pues el 80% de los emprendimientos fracasan" (original aquí).  

Por tanto al parecer por ahora no hay mucho más allá de las TIC para emprender e innovar, pero si habrá mucho más si se plantean ideas, quizás no tan innovadoras, pero bien ejecutadas que conduzcan al éxito.

Probablemente si innovamos en la forma de emprender y asumir los emprendimientos, podremos aumentar el nivel de éxito y no nos quedemos atrapados en el TIC.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te interesó? Suscríbete para recibir actualizaciones por correo ...

Entradas populares de la semana