martes, 13 de agosto de 2013

10 mil horas o 10 años para logros excepcionales .... ¿de donde sacamos ese tiempo para potenciar la #creatividad, la #innovación y el #emprendimiento?

Fuente: http://img.desmotivaciones.es/201206/cohete.jpg
En temas de creatividad existen las reglas de las 10 mil horas y los 10 años. Estas cifras indican la dedicación o período de tiempo que una persona necesita para ser exitoso en temas de creatividad, emprendimiento o innovación. Si bien fueron formuladas por personas distintas ambas cifras son equivalentes pues 10mil horas equivalen a una dedicación diaria de 3 horas durante 10 años. Estas reglas no son los únicos factores que inciden en que una persona consiga un logro excepcional, pero como el tiempo es un recurso no recuperable, es un asunto no menor cuando nos encontramos ante una sociedad que pide que las personas generen ideas nuevas, y exitosas, pero observamos que el tiempo no existe. En este post abordo el tema de este tiempo apostando por que sea un factor manejable y posible de conseguir en una gran parte de la sociedad.

De ambas reglas se puede encontrar mucha información en internet (la regla de las 10 mil horas aparece junto a Malcolm Gladwell, y la regla de los 10 años se cita junto a Herbert Simon y Chase William). Ambas reglas surgen de estudios realizados sobre varias personas que han conseguido logros excepcionales superando muchos problemas. El tiempo en horas y años es el tiempo dedicado en comprender el dominio de un tema, y no en resolver los problemas para que su solución sea puesta en la sociedad. Así se encuentran varios casos como el de Bill Gates quien tuvo este tiempo en su adolescencia para investigar y trabajar. Luego aparecen varios compositores que igualmente han tenido ese tiempo destacando la sordera de Mozart que le permitió tiempo para concentrarse. Asimismo aparecen muchos ajedrecistas, que igualmente cuentan con esa dedicación cuando entran en programas que promueven su potencial.

Por supuesto, hay otros factores que inciden en la creatividad, la innovación y el emprendimiento, pero esto de las horas y los años es bastante importante. Es cierto que habrán casos de personas que han tardado menos en conseguir algo. Pero esto ocurre porque los 10 años o las 10mil horas se basan en tiempos con relación a personas excepcionales. Hay personas con capacidades cognitivas que permiten acelerar procesos de estudio, aprendizaje, producción, etc. Y hay personas "promedio" que tardarán más. Por eso, aclaro, hablamos de un esfuerzo, que igualmente toma años, dedicación, persistencia y trabajo "diario!!!".

Pensando en el grueso de la humanidad, se aprecia que este tiempo para dedicarse "a lo suyo" no es común. Pero ¿cómo se puede conseguir ese tiempo para una mayor cantidad de personas? Por esto parto revisando motivos por los cuales es difícil tener este tiempo.

  • Lo primero es que existen restricciones en cuanto al tiempo que nos pide la sociedad. Al inicio de nuestras vidas, debemos pasar muchas horas en aulas estudiando diversos temas. No digo que esté mal, pero esto impide concentrarse en temas de interés personal. El debate es abierto si se introduce la idea de preguntarse "qué puede interesarle a un niño o una joven cuando la sociedad pide determinadas personas y profesionales". Es cierto que la educación actual está pensada en producir masivamente empleados y pocos creativos, innovadores y emprendedores. Se discute mucho sobre cambiar esto, pero lo cierto es que no ocurre. ¿Os imagináis una formación para crear emprendedores o creativas, quienes serían entonces los operarios? 
  • Lo segundo es que se debe trabajar. Llegados a cierta edad, hay que trabajar. Lo dicta la norma social, la necesidad o simplemente las ganas de tener dinero propio. Esto ocurre habitualmente en la juventud, edad en la cual, cuando esto ocurre, se apagan muchos deseos por la simple decisión de trabajar adaptado a un entorno en el cual hay que adaptarse. A veces, la edad de trabajar es menor, y muchos niños y niñas deben trabajar con lo cual se pierde la niñez y muchas veces se obliga a trabajar en oficios que no son motivantes. Además, trabajar implica trabajar entre 35 y 40 horas semanales, sin descontar horas extras. Y esto en horarios normales, luego están los trabajos nocturnos, "stresantes", etc. que impiden relajarse. 
  • Lo tercero son otras cosas. La dedicación a la familia, pagar "hipotecas", hacer informes para el jefe, pagar cuentas, comprar en el supermercado, conducir o viajar en bus, hacer filas de espera, hacer la limpieza del hogar, pasear al perro, bañarse, y un gran etc. del día-a-día cotidiano que hace muy difícil conseguir esas 3 horas diarias. Y, además, concentrado en un entorno propicio a la reflexión, la creación, o la producción de ideas. Esto último muchas veces se ve dificultado por el tipo de vivienda al cual puede acceder una personas hoy en día, donde estos espacios no están considerados por los arquitectos por un tema económico. 

Creo que se pueden decir más cosas al respecto. Es claro que muchas personas pueden tener este tiempo por diversas condiciones socio-económicas o excepcionales, pero ¿cómo conseguirlo en más personas?

Es claro que buena parte de la sociedad debe trabajar y dedicarse a muchos menesteres cotidianos, y la educación no variará mucho a pesar de muchos esfuerzos y experiencias.

  • Una opción es que el estado realmente genere sistemas propicios a tener este tiempo, pero que igualmente promueve que las personas creen como ocio, siendo el ocio un medio y no un fin. Hay avances actuales en la reducción de jornadas, hay propuestas de empresas que dejan un día para que sus empleados trabajen en sus intereses propios, etc. pero podrían ser insuficientes. Por supuesto esto supone más cosas, no solamente laborales, sino legales, tributarias, etc. 
  • Otra opción es que en los colegios y universidades se deje tiempo cada vez mayor a lo largo del ciclo de formación escolar y universitario para que los estudiantes trabajen en sus proyectos, conozcan otras personas, se relacionen y creen redes de contactos y conocimiento, o simplemente salgan al medio a conocer cómo son las necesidades y darles soluciones. En esto hay propuestas en varios centros de formación a nivel de asignaturas, trabajos de proyectos, etc., y destacando igualmente colegios (comúnmente privados) que promueven formación con metodologías distintas a las tradicionales, dejando claro que las universidades deben trabajar más estos aspectos. 
  • Una opción adicional es que las personas sigan o estén vinculadas a redes de personas que les ayuden. No me refiero a las redes sociales. Sino un dispositivo tecnológico que permita a cualquier persona contar con un apoyo constante en lo cognitivo, en lo emocional y en el consejo financiero para llevar adelante sus proyectos e ideas. Hay acciones al respecto como el apoyo de gobiernos o municipios la emprendimiento; redes de mentores, business angels, crowfounding, y financistas para apoyar fases de financiamiento, etc.,  y así muchas ideas que muchas veces no es fácil acceder a ellas. Su aporte es importante, sin embargo no dan un soporte por 10 años o 10mil horas. 

A estas alturas siento la importante de ver cómo dar a las personas ese tiempo y en cómo que las personas usen este tiempo para este fin. Son dos variables complejas de conseguir de forma aislada y de forma conexa.

El reto es que sabiendo que debemos dedicar muchas horas a cosas cotidianas y exigencias sociales y culturales, se pueda proveer un dispositivo que acerque esas horas al día-a-día de cada persona y se potencien los otros factores paralelos al tiempo como la motivación, la cognición, el pensamiento en red, la autoestima y la motivación resiliente, etc.






     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te interesó? Suscríbete para recibir actualizaciones por correo ...

Entradas populares de la semana