sábado, 8 de octubre de 2016

#Innovación y Determinismo Tecnológico: dos variables olvidadas

Hablar de la innovación desde el determinismo tecnológico deja fuera variantes socio-económicas que intervienen y condicionan los resultados de innovación. la forma de producir y las relaciones entre los agentes de innovación.

Hablar de la innovación desde el determinismo tecnológico deja fuera variantes socio-económicas que intervienen y condicionan los resultados de innovación. la forma de producir y las relaciones entre los agentes de innovación. 

En este post veremos estas variantes partiendo de la revisión de dos grupos extremos de personas que históricamente han condicionado este debate: 

  • los optimistas de la innovación científica; y, 
  • los pesimistas de la innovación científica. 
Juan Martínez Barea: La actitud y la innovación mueven el mundo (15:59', castellano)


Optimistas y Pesimistas de la innovación: pasión y desprecio.



Los optimistas de la innovación científica. 

Gran parte del desarrollo de los países industrializados se debe a su énfasis en la investigación científica de temas diversos como la física, la matemática, la química o las ciencias naturales por nombrar algunas disciplinas científicas. 

Los optimistas de la innovación científica consideran que estos avances se deben al énfasis en la ciencia y la tecnología para el desarrollo económico de un país y que cualquier otro parámetro es secundario para los procesos de innovación. 


Los pesimistas de la innovación científica. 

Son aquellos grupos que se oponen a la ciencia y tecnología por considerarla la causante principal de las desigualdades económicas y sociales de un país debido a la injusta distribución internacional del trabajo. 

Pero olvidarse de este parámetro por completo puede resultar en perder la autonomía de producción, al entregarles el énfasis por los avances científicos a otros, contribuyendo a una mayor desigualdad social. 


Dos variables olvidadas.

Tanto optimistas como pesimistas, reconociendo que su existencia ha permitido enriquecer el debate del determinismo tecnológico, al mismo tiempo lo han limitado y dejado fuera dos importantes variantes.


La forma de producir.

En ambas posturas, se están dejando por fuera la forma en que una determinada sociedad está organizada para producir sus bienes materiales. 

Es decir, si los bienes (o servicios) se producen en redes conglomeradas o clusters, distritos industriales, alianzas estratégicas o más bien de forma aislada. 

Es más, ambas posturas han dejado fuera que las formas de producción contemporáneas se basan en relaciones de asociación y colaboración. 

Es más, ambos grupos se olvidan que la sociedad ha superado las clásicas fronteras de las líneas de producción industriales. 

Ahora predominan las líneas de producción social de conocimiento sostenidos en las nuevas formas de comunicación en red. 


Las relaciones sociales entre los agentes de innovación. 

Las relaciones sociales entre los agentes de innovación de un país: gobierno, universidades, empresarios y sociedad en general en el momento histórico en que se analiza los procesos de innovación resultan determinantes en el avance productivo.

Esto depende de la estructura de intereses económicos y de la prevalencia en inversión para la estructura política de mando. 

Lamentablemente ambas posturas dejaron fuera esta compleja relación. 


Conclusiones.

La innovación desde el determinismo tecnológico -de la ciencia y tecnología- no aprovecha otras formas de innovación en las que intervienen las relaciones sociales con los usuarios de la innovación. Si no se comprende la producción social de agentes  de innovación, produce una oferta innovaciones que no solucionan los problemas sociales de una país.

Descartar por completo la ciencia y tecnología como una forma de innovar podrían perder su autonomía productiva lo que generaría una mayor brecha social. 

El desarrollo económico y la reducción de las diferencias sociales podrían verse beneficiadas con un concepto de innovación que logre integrar a optimistas y pesimistas de la innovación. 

___________________________________

Referencias:

  • Montoya, Omar. (2004). Schumpeter, innovación y determinismo tecnológico. En Scientia et Téchnica, 10(25), pp. 209-213. [Disponible en http://revistas.utp.edu.co/index.php/revistaciencia/article/view/7255/4285]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te interesó? Suscríbete para recibir actualizaciones por correo ...

Entradas populares de la semana