sábado, 12 de noviembre de 2016

#Innovar y #emprender: ¡No todo lo que brilla es oro!

el 4% de las innovaciones en Latinoamérica funciona aunque sin una metodología real, el restante de los empresarios (96%!!!!) prefieren copiar

Cuando se habla de innovación y emprendimiento se requieren datos concretos, alejados de toda "novelería", para proponer estrategias y políticas de real utilidad a un negocio o a a un país. Este post presenta algunos de estos "fríos" pero útiles datos. 

La idea de este post surge de recordar un artículo de hace un par de años, en Chile, que decía que menos del 25% de los emprendimientos realmente lo son. Suena asombroso, pero al buscar algunos más recientes, las cosas no cambiaron mucho.

De acuerdo a Martin Cabiedes fundador de Cabiedes & Partners y colaborador del IESE, citado en el periódico Expansión de España en Octubre del 2016 señalaba que el 90% de las innovaciones no son ideas originales, sino adaptadas

Hay un 10% son innovaciones aparentemente reales, pero no se sabe si serán negocios rentables, viables y sostenibles luego de 5 años



Esto evidencia que las personas mayormente optan por un tipo de innovación llamado incremental, en el que se hace énfasis de la adaptación de innovaciones ya existentes en otras partes. 

Y si nos vamos a la región Latinoamericana con estos términos, los datos pueden ser aún más drásticos. 

Según Jurgen Klaric, especialista en neuromarketing y neuroinnovación asevera en una entrevista para el periódico chileno el Mercurio de Valparaíso en Noviembre del 2015 que el 4% de las innovaciones en Latinoamérica funciona aunque sin una metodología real, el restante de los empresarios (96%!!!!) prefieren copiar; es decir son adaptaciones, ideas deslocalizadas entre un país y otro, o procesos de creación de empresas basados en ideas existentes. 

Se podría decir que Latinoamérica es una región con alto nivel para emprender pero no así para el emprendimiento. 

Esta realidad puede deberse a un contexto en el que se pinta fácil innovar pero que al irse a la práctica puede ser más difícil de lo que se pensaba ya que se necesita el engranaje de muchas piezas. 

Se necesita un entorno disponible para ayudar a los emprendimientos, tanto de personal como de financiamiento y por supuesto un apoyo en las políticas de innovación del país; además de la pasión del emprendedor. 

En efecto, París de l’Etraz, director del Venture Lab de IE Business School, indicó para el periódico Expansión de España, recientemente, en Octubre del 2016 lo siguiente: "Se ha transmitido que con una buena idea e ilusión se puede ser Mark Zuckerberg, y no es así"



El paso de Facebook como innovación tecnológica y de negocio, hacia una empresa emprendida como negocio sostenible, fue posible porque hubo tradicionales negociaciones financieras y legales; aunque no se puede negar que también se requirió mucha pasión para la negociación por parte del emprendedor. 

Es más, la observación empírica de varios casos al respecto, indican que muchos llamados emprendimientos son procesos de creación de empresas. 

Estos datos no son nuevos y eso lo sabemos muy bien quienes llevamos un tiempo estudiando el tema de la innovación, en mi caso desde el 2001 al obtener mí doctorado en Proyectos de Innovación en España; aunque de una manera más informal ya vengo trabajando con estos temas profesionalmente desde 1992. 

Ojo, esto no quiere decir que quien no emprenda o no innove esté mal o fuera de la realidad. Lo importante es crear empresas, negocios, emprendimientos o innovaciones que resuelvan problemas de las personas, o sociales. Eso es todo.


Michael Porter: ¿porqué las empresas pueden resolver problemas sociales? (16:28' traducido al castellano)


Quisiera cerrar este post con esta idea "Emprender e innovar está de moda pero debemos ser responsables en usar estos términos”, especialmente cuando se incentiva a una gran cantidad de la población mundial cuyas posibilidades de emprender e innovar son menores frente a quienes tienen acceso o poseen una base económica importante, y por supuesto un networking heredado.

Y con estos números, ¿qué están haciendo las miles de empresas de consultoría o los consultores en innovación y emprendimiento?

#innovar y #emprender: algo de mucho cuidado.

¿Ha comprendido lo sociedad realmente lo que significa innovar y emprender?
¿Ha comprendido lo sociedad realmente lo que significa innovar y emprender? 

Innovar y emprender son dos términos que se han puesto de moda, principalmente cuando se habla de desarrollo económico, desarrollo local o desarrollo empresarial. 

Los jóvenes ya consideran que debe ser parte de su cultura y que si no se nace emprendedor hay que comenzar a desarrollar las habilidades que les acerquen hacia ese fin. 

Considero que los términos emprendimiento y el acto de emprender requieren revisar la llamada disonancia etimológica, mientras que la palabra innovación requiere profundizarse aún más; y eso es lo que me propongo hacer con este post. 

Quisiera comenzar este párrafo con una pregunta ¿Es lo mismo emprendimiento que emprender?


Tendremos que comenzar diciendo que hay que tener mucho cuidado cuando nos referimos a estos términos, ya que definitivamente no es lo mismo. 


Formalmente hablando, el emprendimiento alude al máximo reto de poner en marcha un modelo de negocio no concebido antes

Mientras que emprender hace referencia al acto de iniciar alguna actividad

Es decir, normalmente se emprende una actividad, pero no por eso se hacen o consiguen  emprendimientos. 

 Y… ¿Cómo podemos interpretar innovación y el proceso de innovar? 

Con estos términos ocurre exactamente lo mismo que con emprendimiento y emprender. 

Mientras el primero, innovación alude a un resultado cuyo éxito depende de la superación de muchas etapas para ser considerado innovación incluyendo los frutos económicos reales

El segundo término, proceso de innovar, se refiere al conjunto de herramientas, metodologías, métodos que se utilizan para tratar de alcanzar la innovación, cuyo resultado puede o no ser una innovación pero si algo muy beneficioso para las personas y la sociedad que participan del proceso.

Por eso la importancia de dominar la etimología subycente y ofrecer un sistema de innovación, y un sistema de emprendimiento, integrados, ambos, a los procesos tradicionales de mantenimiento económico de la sociedad que han existido, existen y seguirán existiendo.

Hoy en día hay que salir de la zona de confort de los cómodos y "facilitistas" conceptos "emprender" e "innovar" que se usan.


Motivación: salir de la zona de confort (7:28')


domingo, 6 de noviembre de 2016

La Mentira #Política -

La mentira se vislumbra como un arte en la política, que ha adquirido diferentes formas, es decir, ha evolucionado a lo largo de la historia siendo notoria la diferencia entre la mentira tradicional y la moderna.

La mentira se vislumbra como un arte en la política, que ha adquirido diferentes formas, es decir, ha evolucionado a lo largo de la historia siendo notoria la diferencia entre la mentira tradicional y la moderna. 

La primera alude a la mentira como el arte de esconder; mientras que la segunda se parece más a idea de la mentira como la destrucción de la realidad

Sobre este tema hay dos textos de nombres sugerentes y mediáticamente atractivos. Me refiero a "Historia de la mentira" de Jacques Derrida, y el "Arte de la mentira política" de Jonathan Swift. 

Son textos que dan lugar a diferentes análisis y que profundizaré a partir de las reflexiones sobre el arte de mentir que estos autores trabajan en sus escritos. 

La mentira, un concepto en transformación.

Jack Derrida hace un importante análisis de la historia de la mentira, en la que busca definir el concepto de tal palabra. 

Para este autor engañarse o cometer un error no puede llamarse mentir. 

Mentir es querer engañar al otro. 

Entonces, no puede haber mentira cuando se dice lo que se cree, cuando se actúa en función de lo que se cree. 

Puede que exista error pero jamás mentira. 

Aunque sería importante agregar que muchas veces para mantener una verdad, en el camino se va dando uno cuenta que hay que mentir. 

De esta manera, partiendo de esta definición, hay dos actuares contra los que jamás se podrá probar la mentira: 

1. Cuando uno se equivoca pero sin la intención de querer engañar. En este caso el pensar, el decir y el actuar se hicieron de buena fe. 

2. El otro, cuando existe una diferencia entre lo que se dijo y lo que se quería decir. Es el caso cuando no se utilizan las palabras acordes y de inmediato surge la excusa “perdón, no fue eso lo que quise decir”. 

En consecuencia, el concepto de mentira es un hecho o un acto intencional. 

Es decir, que jamás se puede mentir a sí mismo solo se miente a los otros. Un concepto en el que solo cuenta la intención. 

Podría ampliarse este tema cuando se incluye el no decir todo lo que se piensa o se sabe, omitir verdades, ¿Puede ser éste un acto de prudencia o se trata también de mentir? 

Pues, si en la modernidad la mentira completa y definitiva surge en la manipulación de los hechos; omitir podría ser con la intención de manipular y, entonces, estaríamos hablando de la mentira más descarada. 

¿Y qué tiene de distinta la mentira en esta época? 

Diríamos que, en sus inicios se hizo de forma oral y conquistó todos los saberes orales posibles: chismes, rumores, etc. Luego, con el desarrollo de la prensa escrita dejó atrás la fase de la oralidad, alcanzando una sistematización que hacía uso de la palabra escrita. Pero, el consumo en masa de la mentira es a partir del siglo XX a través de la vía electrónica y global. Entonces, la gran diferencia que tiene es el volumen de masa que ahora miente. 

La particularidad de la mentira política. 

Pero, el concepto de la mentira tiene una particularidad cuando se trata de la mentira en la política, según Swift. 

Pues, hay un punto esencial que la hace diferente a las otras y es que esta debe tener una memoria corta y jurar a los dos lados de una contradicción según convenga con las personas que tiene que tratar. 

Esta verdad haría difícil la tarea de clarificar el pensamiento de los políticos tratando de interpretar todo lo que dicen, pues, uno terminaría desilusionado sea por haberle creído o no. 

Además, el arte de la mentira política se basa en el arte de hacer creer al pueblo falsedades saludables con vista a un buen fin que ha evolucionado a lo largo de la historia 

¿Saludables? Y es que acaso… ¿Existen mentiras saludables? 

Parece que así piensan los personajes principales de la mentira política. 

La mentira política tiene unos agentes muy interesantes. 

  • De un lado, están los que monopolizan la verdad y se creen con el derecho de la mentira saludable con el fin de consolidarse en el poder. 
  • Y, del otro lado, se instaura otro tipo de mentira, la de aquella sociedad que quiere salir de él. 

Y con ésto se acaba la monopolización de la mentira; la cual ya no es exclusiva de la derecha, así como de la izquierda no lo es más la compasión y la virtud. 

La democracia acaba siempre igualando las condiciones. 

Aunque pocas mentiras llevan el sello del autor, ya que se desvirtúan al ser repetidas por una gran masa de seguidores que creen en ella así sea una hora ... aunque en el peor de los casos, muchas de ellas salen de una fábrica de la mentira, lo que Jonathan Swift denomina el Ministerio de la verdad

Y ... 

¿Acaso no os suena todo ésto? 

Podemos hacer todo un análisis de nuestros políticos, pero quisiera que estas reflexiones se contrastaran con conceptos como Gobierno Abierto. Quizás, en concepto de Derrida, el Gobierno Abierto precisa ser deconstruido. Pero eso es otro historia.

Jacques Derrida. Deconstrucción y otras ideas clave (subtitulado castellano, 9:41')

Quiero cerrar esta post con una idea de Maquiavelo ... “la política es un juego de pasiones y de intereses opuestos, y el disimulo es una de sus reglas esenciales”.


___________________

  • Derrida, Jacques. (2002). Historia de la Mentira. Universidad de Buenos Aires. 61 pp.
  • Swift, J. (2003). El arte de la mentira política. SEQUITUR. 96 pp. 

#Innovación empresarial: #exoestructuras de negocios y IronMan.

La exoestructura organizacional aporta la agilidad suficiente ante la rigidez de una organización, sin alterarla o detener sus operaciones.  ... con una exoestructura organizacional.


Asumiendo que las organizaciones y sus estructuras organizacional son difícilmente cambiables, se expone en este post el término de exoestructura organizacional. 

Una exoestructura organizacional provee a las organizaciones -de gran tamaño, y también pequeñas- de sistemas tecnológicos externos que permitan flexibilidad de cambio a la vez que aporten información al cerebro de la organización sin alterarlas

Las exoestructuras informáticas son una propuesta para las organizaciones del siglo XXI que vale la pena comprender para ponerla en marcha como estrategia organizacional. 


Exoestructura organizacional: ¿porqué son útiles? 

Las organizaciones plantean estrategias de control con niveles jerárquicos que abarcan  todas las áreas del negocio como producción, equipos de investigación, administración y contabilidad, logística, cobranza, marketing y finanzas, así como recursos humanos y contratación de talentos. 

Y este crecimiento hace que llegado un momento ya no pueden ser tan flexibles ante los cambios que se presentan. 

Inclusive organizaciones consideradas ágiles hoy en día llega un momento en que igualmente se vuelven rígidas y estáticas. 

Y por lo mismo, los sistemas informáticos de apoyo se van volviendo por sí mismos en elementos de rigidez.

Ante la rigidez de una organización, surge la pregunta ¿cómo la vuelvo ágil sin alterarla o detener sus operaciones? ... con una exoestructura organizacional. 


Exoestructura organizacional: ¿de qué hablamos? 

Una exoestructura es una estructura externa a un cuerpo que le provee capacidades que el cuerpo no tiene. Un buen ejemplo es el traje de IronMan.


IronMan: montaje del traje / exoestructura (inglés, segmento de película, 6:57')

A nivel de empresas, es un concepto nuevo, y sigue sujeto a cambio. 

Sin embargo la exosestructura organizacional es una nueva forma organizacional que aporta flexibilidad con servicios informáticos "externos" pero que siguen siendo parte de la organización.

No estamos hablando de tercerización de servicios, servicios en nube, o compra de un ERP. 

Estamos hablando de soluciones prediseñadas, rápidas de poner en marcha, con meta estructuras de gestión que facilitan la integración a diversos tipos de organizaciones, con capacidad de absorber datos de los sistemas informáticos de la empresa (los sistemas interiores) y generar acciones inmediatas, y por supuesto, retornar resultados útiles a esos mismos sistemas interiores. 

Experiencias realizadas muestran que una exoestructura organizacional permite a una organización en menos de un mes relacionarse de forma ágil con un mercado olvidado o un mercado nuevo. O, adquirir capacidad de análisis de daros de forma sencilla y expedita. Y todo sin modificar el software y hardware existente. 

Adicionalmente, en caso de no requerirse la exoestructura organizacional, se puede prescindir de ella. 

Lo que se gana en cualquier caso, y en corto plazo, son datos frescos, aprendizaje en procesamiento y toma de decisiones, prácticas ágiles de gestión organizacional y tecnológica, entre otros beneficios. 


Exoestructura organizacional: componentes para ponerla en marcha.

Una exoestructura organizacional requiere identificar y desplegar los siguientes elementos: 

  • cerebro, 
  • marco, 
  • sensores,
  • controladores, e
  • instrumental informático de contacto.


1. El cerebro de la organización.

El cerebro es el elemento de una exosestructura organizacional que permite a las empresas manejar las estrategias de base de la organización, que son las encargadas de aumentar el valor diferencial de la organización.

El cerebro se define mediante una estrategia de exoestructura organizacional y es intrínseca a la empresa. 

Las estrategias de base son las estrategias exogeneradas de incorporar la exoestructura y buscan ganar potencial. Son manejadas por pocas personas. 

El cerebro de una exoestructura organizacional tiene la capacidad suficiente para saber cuándo la propia exoestructura no aporta agilidad y, se ha vuelto "materia inerte" o un "corsé inncesario o inútil".


2. El marco de la organización. 

El marco, es el conjunto de áreas externas al cerebro que forman parte de la organización, pero que deben estar gerenciadas por personal experto del área para que se pueda descentralizar con confianza.

Se requiere una excelente comunicación entre los expertos, y una capacidad de respuesta rápida ante las nuevas velocidades y fortalezas que impone la exoestructura organizacional.

Las áreas se escogen en función del valor añadido que se consigue con la exoestructura organizacional, no en función del tipo de datos o procesos afectados o involucrados.  
  

3. Los sensores de la organización.

Los sensores son los indicadores internos que muestran cómo la organización responde a los resultados previstos en la estrategia de base y la exosestructua organizacional. 

la inter-relación de sensores hace referencia al sistema de comunicación interno, o el dashboard de control.

Son necesarios porque así desde el cerebro de la organización se cuenta con las principales métricas o KPIs para visualizar cualquier tipo de problema que se pueda presentar y tomar decisiones más acertadas y con prontitud. 

Este sistema es único y personalizado para cada empresa y es el sistema que mantiene conectado a las áreas externas con el cerebro. No es un sistema al cual una organización debe ajustarse o "sintonizarse".


4. Los controladores de la organización. 

Es el conjunto de asesores de análisis con el que debe contar el cerebro de la organización. 

Son personas altamente especializadas en el negocio que ayudan a la toma de decisiones de los gerentes en cuanto a las estrategias de cada área externalizada. 


5. Instrumental informático de contacto

Son el conjunto de instrumentos que permite conectar organización con exoestructura de forma segura y confiable, y sin dañar ni altera la estructura de la empresa.

Conclusiones.

La promesa de una exoestructura organizacional plantea que las organizaciones que asuman esta nueva estructura se hacen más flexibles a los cambios drásticos pudiendo conservar la organización en los períodos más difíciles, centrada en estrategias de consumo de nichos de mercados y utilizando las tecnologías de la información para el cambio organizacional. 

Exoestructuras organizacionales permiten a una empresa contar con cadenas de valor integradas e invertidas, sistemas de monitoreo en redes sociales, cuadros de mando de seguimiento de proyectos estratégicos, entre otros. 

¿Te interesó? Suscríbete para recibir actualizaciones por correo ...

Entradas populares de la semana